Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La espalda traiciona de nuevo a Woods

McIlroy, otra vez número uno del golf mundial, es favorito para ganar en el Campeonato de la PGA su segundo ‘grande’ seguido tras derrotar a Sergio García y ante las dudas del norteamericano

Woods golpea mal desde el rough del 2, generando su lesión de espalda. Ampliar foto
Woods golpea mal desde el rough del 2, generando su lesión de espalda. AFP

Fue un domingo de golf como otro cualquiera en los greenes de Firestone, en Akron, Ohio, donde el caucho. Rory McIlroy volvió a ganar, Sergio García volvió a quedarse a punto de y Tiger Woods volvió a romperse la espalda. Nada nuevo a cuatro días del Campeonato de la PGA, lo que, paradójicamente carga de suspense y preguntas al cuarto y último grande del año.

¿Podrá McIlroy, de nuevo número uno mundial tras encadenar victorias en el Open Británico y en el Mundial de Bridgestone, ganar su segundo grande del año (un logro últimamente solo al alcance del Woods de sus grandes años y de Padraig Harrington en 2008)?

¿Podrá Sergio García, en quizás el mejor año de su carrera y ahora tercero del mundo, culminar con un gran domingo el trabajo de jueves viernes y sábado (el domingo salió al Firestone con tres golpes de ventaja sobre McIlroy, que el norirlandés en vena enjugó con tres birdies de entrada) y ganar, por fin, a los 34 años, el grande que tiene en sus palos?

Woods no pudo mantener el equilibrio tras un mal impacto, y para evitar caerse echó a correr por la arena sin poder controlarse

¿Podrá Tiger Woods competir desde el jueves en Valhalla (Kentucky) y, sobre todo, pasará alguna vez Tiger Woods del número de 14 victorias en grandes en que se estancó en 2008, antes de su divorcio, sus confesiones de sexo adicto y sus repetidas lesiones de rodilla y espalda?

"Pero no tienen nada que ver la rodilla y la espalda", dijo Woods, quien en marzo se retiró de otro torneo debido al espasmódico pinzamiento de su ciático por una vértebra y debió someterse a una operación para aliviar el dolor. "De la rodilla me he operado y me he recuperado un par de veces. De la espalda nunca sabrás cuándo estarás bien. Y en la espalda, en su giro, está la clave del swing".

Woods, de 38 años, se retiró el domingo de un torneo en el que defendía título antes de llegar al tee del noveno tras haber jugado bajo espasmos de dolor lumbar debido a un mal golpe desde el rough del segundo (lo dio, por falta de espacio, al borde un búnker, a la pata coja, con la pierna izquierda en el aire y no pudo mantener el equilibrio tras el impacto: para evitar caerse echó a correr por la trampa de arena sin poder controlarse). Woods se fue a su casa de Florida, donde decidirá si juega el PGA. Desde su operación, quien aspira a ser considerado el mejor jugador de la historia (y para eso solo debe superar los 18 grandes que ganó Jack Nicklaus), solo ha podido jugar en competición 10 rondas de golf completas, y ninguna de ellas de gran calidad.

De la rodilla me he operado y me he recuperado. De la espalda nunca sabrás cuándo estarás bien"

Tiger Woods. Golfista.

Quien quiere ser el Tiger Woods de la década, el joven norirlandés McIlroy (25 años) ("pero no me comparen con Tiger", dijo, humilde. "Él ha hecho esto millones de veces") está en la racha contraria, ganando todo lo que juega y haciéndolo, justamente, ante quien en su momento más desafió a Woods, García. El español se dolió de su mal juego en unos greenes ininteligibles tras la lluvia, pero más se dolió la joven a quien un pelotazo de García con su drive dio de pleno en su anillo de compromiso desgajando el diamante de su engastadura. Tras larga busca, los amigos de la joven encontraron la joya perdida en la hierba.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.