Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tour de Francia

Y los españoles, ¿qué?

Jesús Herrada, Ion Izagirre, Mikel Landa… tímidas sombras de jóvenes asoman detrás de una gran generación que comienza su declive, como se ha evidenciado en este Tour

Ion Izagirre, junto a Alejandro Valverde en el ascenso de Pla d'Adet. Ampliar foto
Ion Izagirre, junto a Alejandro Valverde en el ascenso de Pla d'Adet. DIARIO AS

Terminada el sábado la glorificación del ganador Nibali ante la prensa, su preparador y entrenador, Paolo Slongo, se quedó un rato más hablando del asunto que le apasiona, de la posibilidad de que un mismo ciclista gane Giro y Tour en el mismo año (Indurain, dos veces en los años 90, y Pantani en el 98 han sido los últimos que lo han conseguido), y que él piensa que es un desafío que está al alcance de Nibali incluso el año próximo. “Para conseguirlo solo se necesitan tres cosas: que los recorridos sean equilibrados, que me dejen las manos libres para preparar a Nibali como yo quiera y que los rivales que solo apuesten por el Tour no saquen mucha ventaja de quien dobla”, dice Slongo, y al oírle, los españoles sienten una cierta envidia, pues ese mismo proyecto lo intentó, con éxito a medias, Contador en el 11, y Contador, ahora, no solo está ya a punto de cumplir 32 años, sino que es una incógnita la recuperación psicológica de la caída en el Tour, que se agravaría si finalmente no puede correr la Vuelta.

El que podría llamarse, con cuidado, fracaso de Valverde, sumado a la mala forma de Purito, caído, en el Giro, y a la retirada de Contador, que fue cuarto, esconde otro fracaso: la falta de victorias de etapas y la penuria de españoles, y su ancianidad, en los primeros puestos de la general. Solo tres entre los 20 primeros en uno de los Tours más pobres: Valverde (34 años), cuarto; Zubeldia (37 años), octavo, y Nieve (30 años) 18º. Y nada más. Y en el horizonte, casi nadie es capaz de entrever un relevo.

“Pero siempre llega el relevo”, dice Eusebio Unzue, el jefe del único equipo español de Primera división (y solo hay otro, el Caja Rural, en Segunda) y optimista de siempre. “También decían que después de Indurain venía un desierto y mira lo que vino luego. Yo confío en la capacidad genética de los españoles para sacar genios aunque disminuya el número de ciclistas, de equipos y de carreras, y también sé, y lo repito muy a menudo, que los ciclistas españoles son de maduración tardía”.

No ha habido ninguna victoria de etapa, y solo tres clasificados entre los 20 primeros

Más allá de los vaivenes de Valverde, Unzue reconoce que lo que más le ha gustado de su equipo en el Tour ha sido la magnífica progresión de sus dos chavales jóvenes, los de la generación dorada 89-90, el más veterano Ion Izagirre, de 25 años, que ya conoció el Tour con el Euskaltel, y el debutante Jesús Herrada, de 24 recién cumplidos. “Jesús se ha soltado”, dice el médico del Movistar, Jesús Hoyos, del conquense que tan bien supo ayudar a Valverde subiendo a Pla d’Adet. “Ha perdido el miedo y la timidez y ha comprobado que no es inferior a nadie, que puede ir tranquilo en cabeza del pelotón”. Ambos también figuran claramente en la agenda del seleccionado nacional, Javier Mínguez, quien echa, sin embargo, de menos el surgimiento de algún buen contrarrelojista. “El mejor que tenemos, Jonathan Castroviejo”, dice Mínguez, “ya me ha dicho que con su cuerpecillo comparado con las moles de Tony Martin, Tom Dumoulin, Fabian Cancellara y compañía, él no tiene nada que hacer, que él nunca podrá mover con agilidad un plato de 58, y que por eso prefiere reconvertirse en gregario de oro para Nairo Quintana”.

Curiosamente, es el mismo Slongo de Nibali quien deja caer otro nombre importante, otro chaval de la generación 89-90 (nació en diciembre del 89), la llamada a cambiar el ciclismo. “Sí”, dice Slongo. “Landa [pues es del alavés Mikel Landa, corredor del Astana, quien ya corrió el Giro pasado, de quien habla, quinto en el Tour del Porvenir de referencia, el de 2010, el que le ganó Quintana a Talansky, a Jelte Slagter, a Bardet y a Kelderman también] tiene unos números interesantes [y cuando ahora se habla de números no se habla de consumo de oxígeno o de umbral anaeróbico, sino de vatios máximos, medios y por kilo]. Ya lo veréis en la Vuelta, donde será el líder del Astana, y lo hará muy bien. Solo necesita adelgazar un poquito, aún tiene un poquito de grasa de más…”.

Confío en la capacidad genética de los españoles. Son de maduración tardía”

Eusebio Unzue

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información