Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Gracias a Dios, el enano frotó la lámpara”

Romero y sus compañeros alaban la intervención de Messi

Messi festeja su gol, seguido por sus compañeros. Ampliar foto
Messi festeja su gol, seguido por sus compañeros. REUTERS

Nada reflejó el grado de expectativa que pesa sobre Argentina como la gigantesca coreografía espontánea en el Mineirão. Los cerca de 30.000 seguidores que acudieron a Belo Horizonte transformaron la mole de concreto en un amplificador de su ingenio. El himno de los expedicionarios es una adaptación de la melodía de Bad Moon Rising, de la Creedence,que los aficionados de San Lorenzo emplearon por primera vez hace años y luego fue utilizada con distinta lírica por las juventudes kirschneristas. Las nuevas estrofas compuestas a propósito para el Mundial fueron magníficamente interpretadas por el coro multitudinario que recibió al equipo.

Durante cinco minutos el pueblo invasor cantó sin pausa, evocando la última ocasión en que Argentina se enfrentó a Brasil en un Mundial, en Italia 90. "Brasil decime qué se siente/ Tener en casa a tu papá/ Te juro que aunque pasen los años/ Nunca lo vamos a olvidar/ Que Diego lo gambeteó/ Que Cani los vacunó/ Que estás llorando desde Italia hasta hoy/ A Messi lo vas a ver/ la Copa nos va a traer/ Maradona es más grande que Pelé…”.

El genio de las gradas contrastó con el apagamiento en el campo. Fue el peor partido de Argentina en la era Sabella. Es preciso hurgar en la memoria para recordar un encuentro tan pobre del equipo nacional en una Copa del Mundo. Sergio Romero, que salvó a su selección con un par de acciones, salió del Mineirão atónito como todos sus colegas. El portero atribuyó la victoria (1-0) y la clasificación virtual a la intervención extrema de Messi en el descuento. “Gracias a Dios”, dijo, “el enano frotó la lámpara”. Messi reconoció que el juego “no es el que podemos dar” mientras el seleccionador Sabella aseguraba que “ni dos arqueros juntos hubieran evitado el gol de Messi”.

El delantero del Barcelona metió su gol número 40 con Argentina. Pero no hizo un gran partido. Mascherano elogió a Messi pero también advirtió que no brilló: “Eso es lo que tiene Leo. Que cuando no aparece mucho, cuando no tiene esa aura que brilla en una jugada y te hace ganar el partido”.

El mediocentro hizo un análisis severo de la actuación de su equipo. “El partido fue complicado”, explicó, “y nosotros en el segundo tiempo perdimos la paciencia, nos desordenamos y eso es el peor error que se puede cometer en un Mundial. Es un partido que nos puede dejar muchas enseñanzas, porque nos encontraremos rivales que se cierran atrás. No estuvimos precisos, no hilvanamos pases ni quebramos sus líneas. Estamos clasificados y está bien que estas cosas nos pasen ahora y no después”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información