Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si soy un estorbo, me voy”

Del Bosque tomará, tras el Mundial, la decisión de seguir o no como seleccionador

Del Bosque, seleccionador nacional, durante un entrenamiento en Brasil. Ampliar foto
Del Bosque, seleccionador nacional, durante un entrenamiento en Brasil. AP

Vicente Del Bosque tomó ayer la palabra en el centro de prensa de Curitiba y aunque dijo no querer hablar de su futuro — “el futuro es acabar el Mundial lo mejor posible contra Australia”— aseguró que la fase de clasificación para la Eurocopa está a la vuelta de la esquina y hay que tomar decisiones rápidas: “No quiero ser un estorbo, si lo soy o soy incómodo, me iré. Quiero que la federación esté cómoda. Si hemos de seguir seguiremos y si no, no hay problema. Haré lo que creamos mejor para nuestro fútbol. Intentaré ser absolutamente correcto con la federación, donde me han tratado muy bien”, dijo el seleccionador.

Convencido de que el cambio de ciclo lo marcará la llegada de nuevos jugadores por “calidad, no por edad”, mostró su convencimiento de que “no hay tantos jugadores que se tengan que ir” y calificó de “eufemismos” todos los argumentos no futbolísticos dados: “Cuando no encontramos explicación a la derrota, buscamos motivos fuera del fútbol, y sólo hemos perdido porque hemos sido inferiores. Podemos decir que faltó motivación, que si la mente estuvo limpia o no, pero la realidad es futbolística”.

La regeneración de La Roja será por calidad, no por edad”

El seleccionador, que compareció por voluntad propia, definió la prematura eliminación de España como “un golpetazo que no esperas” y asumió que todos, incluido el cuerpo técnico, han cometido errores. “Esto no es una ciencia exacta. Es normal que alguno nos hayan cuestionado la lista porque forma parte de lo cuestionable, pudieron venir otros tres o cuatro”. Y argumentó: “Hemos tenido menos control de la situación que otras veces. Contra Holanda sufrimos mucho con los balones cruzados a la espalda de la defensa. Ante Chile fuimos tímidos”. No señaló culpables: “El rendimiento estuvo muy por debajo de lo que esperábamos. No es que los veteranos hayan estado peor que los jóvenes. No”. Y defendió especialmente a Xavi. “Que no jugara contra Chile no significa que tuviera la culpa de lo que pasó ante Holanda. Fue el que más corrió y es la bandera de nuestro fútbol, pero buscábamos más velocidad y altura”

Acepta Del Bosque casi todas las críticas: “No me han parecido exageradas. Las críticas deportivas tienen razón. Hay otras que subyace algo que no tiene que ver con el futbol. Lo digo por el asunto Madrid-Barcelona, que viene de esos que llamo cerriles, que son imposibles de convencer, y no voy a perder energía en convencerles”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información