MUNDIAL 2014 | MÉXICO

Un ‘kaiser’ contra el anfitrión

Márquez, único capitán en cuatro Mundiales, guía a México ante 'La Canarinha', a la que ganó en Londres 2012 y en el Mundial sub17

Rafael Marquez saluda al público tras el partido contra Camerún.
Rafael Marquez saluda al público tras el partido contra Camerún.GETTY IMAGES

En un país con los sentimientos tan a flor de piel como México, una victoria invita a la parranda y una derrota te lleva de funeral. El 1-0 frente a Camerún en la primera jornada del Mundial ha disparado las expectativas de una selección que llegaba a Brasil mohína tras una mala fase de clasificación. Más de 300 aficionados mexicanos se congregaron el domingo en la puerta del hotel donde se hospeda el Tri para cantarles a los suyos una serenata.

En medio de la euforia hay un tipo, el que lleva el brazalete en el campo, que ya ha pasado por todo eso y aguarda el momento con la severidad de los veteranos de guerra. Rafael Márquez (Zamora, Michoacán, 35 años), el primer jugador de la historia en ser el capitán en cuatro Mundiales distintos, es el encargado de guiar a los suyos este martes frente a un Brasil que hace de local. El Kaiser de Michoacán está ante el mayor reto de su carrera.

Para esta generación de mexicanos ganar a Brasil no es ningún misterio. El delantero Oribe Peralta le hizo los dos goles a los brasileños que los derrotaron en la final de los Juegos Olímpicos de hace dos años en Wembley (2-1). En 2005, un equipo sub 17 que contaba con Giovani Dos Santos y Héctor Moreno se proclamó campeón del mundo también frente a la verdeamarela. Hasta ocho jugadores han vencido alguna vez durante su carrera al país sudamericano. El misticismo de la pentacampeona podría provocar pavor a los que vieron en el estadio Azteca a Pelé en los años setenta, pero estos muchachos, más descarados y con menos complejos, han descubierto que los brasileños son tan mortales como ellos.

Manuel Lapuente, seleccionador de México en Francia 98, le ha pedido a su mujer que no le moleste con llamadas telefónicas durante los partidos del campeonato, pero hace una excepción si para hablar de Márquez se refiere. “Lo traté como un chamaco, antes de que se fuera al Barcelona. Es un muchacho muy disciplinado, ordenado dentro de la cancha, tiene un carácter fuerte. En situaciones apremiantes a veces se hace expulsar. Es una gran persona, un gran líder, a pesar de que tenía gente al lado como Cuauhtémoc o Jorge Campos. Nunca se achicó. Tenía pasta de líder”.

Siempre he dicho que México necesita un cambio de mentalidad en todos los sentidos para crecer y la selección lo está haciendo." Rafael Márquez

El propio Márquez ha derrotado a Brasil en cinco ocasiones. La victoria más señalada se produjo en 2003, cuando ganó 1-0 en la final de la Copa Oro. El Kaiser, como se le conoce por su temple a la hora de sacar el balón jugado desde la cueva, ha tenido que volver a ganarse el cariño de los suyos. En el Mundial de 2002 fue expulsado contra Estados Unidos cuando México perdía 2-0 por un codazo a Cobi Jones. El aficionado no le perdonó que se borrara en la derrota más humillante, aquella que solo te inflige tu vecino. Los años han enterrado esa escena en el vertedero de los recursos dolorosos y Márquez es ahora el gran capitán que puede llevar a estos entusiastas jugadores allá donde no llegaron sus antepasados: más allá de los cuartos de final.

El exjugador del Barça, piedra angular del León, el equipo del magnate Carlos Slim que se ha proclamado campeón de la liga local, afronta su cuarto campeonato mundial como líder (supera a Maradona, que fue capitán en tres) con un presentimiento. “Siempre he dicho que México necesita un cambio de mentalidad en todos los sentidos para crecer y la selección lo está haciendo”, dijo. Un país completo está esta tarde midiendo su liderazgo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50