Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La versatilidad de Holanda

Van Gaal, colmado de elogios tras el éxito ante España, defiende que el 5-2-3 es respetuoso con la identidad ‘oranje’ cuando va acompañado por la presión y el cambio de ritmo

Van Gaal y Van Persie se felicitan tras la goleada a España. Ampliar foto
Van Gaal y Van Persie se felicitan tras la goleada a España. Getty

A Louis van Gaal le llueven los parabienes después de encajar muchas críticas periodísticas y el Mundial ha recuperado el color oranjede costumbre mientras suenan los petardos en Ámsterdam. El plan del seleccionador para enfrentar a España salió tan perfecto, resultó tan contundente, que ayer había cola en la concentración de Holanda para saber la receta y preguntar, por otra parte, por sus aspiraciones en la Copa del Mundo. No se sabe hasta dónde puede llegar porque hasta ahora sólo se había preocupado de enfrentar con éxito al campeón en Sudáfrica.

"Yo tenía confianza en que podíamos ganar a España, pero sinceramente nunca pude imaginar que le marcaríamos tantos goles", contó Van Gaal. "Ya se vio en los últimos amistosos que iba a ser difícil jugar contra nosotros", argumentó para explicar su dibujo táctico del 5-2-3. "Mis jugadores han ejecutado el sistema táctico entrenado y memorizado en los entrenamientos con convicción y determinación", agregó el técnico holandés que entrenará al Manchester United. "Sabíamos cómo nos iba a atacar España y estábamos preparados y centrados en responder".

Sabíamos cómo iba a atacar España. Estábamos preparados y listos para responder"

La crítica acusaba a Van Gaal de que Holanda perdía rapidez en su juego y se había acabado de desnaturalizar en su proceso de reconstrucción tras la derrota contra La Roja en 2010. El seleccionador aguantó el debate y se explicó tras el 1-5: "No se trataba de una cuestión de velocidad sino de ser sobre todo muy compactos, saber presionar a tiempo y cambiar de ritmo en el momento en que podíamos generar ocasiones". A partir del 5-2-3, Holanda ocupó de manera muy racional el campo y dominó los espacios hasta apuñalar por la espalda a España.

Los dos carrileros, especialmente el zurdo Blind, fueron tan determinantes en el despliegue como los tres centrales en la contención, los dos volantes en la recuperación y los tres delanteros en la selección de sus ataques, sobre todo Robben, agigantado y liberado desde que salió campeón con el Bayern. "Si los rivales quieren asumir riesgos y atacarnos por entender que defendemos con muchos jugadores, se exponen a encontrarse con nuestro triángulo ofensivo", advirtió Van Gaal en referencia a Robben, Van Persie y Sneijder.

Si el rival arriesga se expone a encontrarse con nuestro triángulo ofensivo"

El seleccionador insistió en una constante en sus predecesores: "El estilo de Holanda es muy versátil, va más allá del 4-3-3, y por tanto no hay que ser inmovilistas; se puede ser respetuoso con la identidad de muchas maneras", explicó Van Gaal, un técnico tan controvertido como indiscutible en su magisterio sobre el juego de posición, clásico en la escuela holandesa y el Barcelona.

El planteamiento contra Australia será diferente. "Sólo habíamos trabajado la manera de jugar con el campeón", anunció. "Veré el Chile-Australia para saber qué nos conviene. Procuraremos que el equipo no se deje llevar por la euforia. No miramos más allá del próximo encuentro", zanjó Van Gaal, especialista en construir equipos campeones a partir de jóvenes talentos como se vio en el Ajax, el Barça y el Bayern. Asegura Van Basten que con los entrenadores prefiere tomar distancia: "Si yo tuve diez, uno me enseñó algo, tres no me estropearon y seis intentaron arruinarme". Van Gaal sería seguramente el que enseña ahora a Holanda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información