Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alivio de luto para el Real Madrid

El conjunto madridista vence 81-72 al Guipuzcoa Basket tras perder la Final Four

El escolta Madrid Jaycee Carroll tira a canasta ante el base del Gipuzkoa Basket Raulzinho Neto Ampliar foto
El escolta Madrid Jaycee Carroll tira a canasta ante el base del Gipuzkoa Basket Raulzinho Neto EFE

Aplausos y cariño para todos. Ni rastro de reproches. A la afición del Real Madrid no se le olvidan los momentos de felicidad que les ha hecho pasar el conjunto de Laso en siete meses de excelso baloncesto y en tres años de títulos. Con esmerado agradecimiento, la parroquia del Palacio arropó a su equipo y a su entrenador desde la presentación hasta el bocinazo final para mitigar en lo posible el luto por la derrota ante el Maccabi en su segundo asalto consecutivo por la Copa de Europa. 5.814 parroquianos orgullosos de los suyos se acercaron al pabellón para enviarles el mensaje de que el showdebe continuar en busca de la Liga. De momento, los blancos aseguraron el primer puesto de la temporada regular, circunstancia con la que se ganan el privilegio de tener ventaja de campo hasta una hipotética final.

Sin Draper ni Rudy, lesionados, y con los júnior Alberto Martín y Santiago Yusta completando la convocatoria, el Madrid afrontó con aplicación su partido aplazado de la jornada 33 ante el Gipuzkoa Basket de Sito Alonso. Decididos a pasar la página de la final de la Euroliga, los blancos se pusieron manos a la obra con Llull al timón. Se notaban las magulladuras en el cuerpo y la mente del equipo, pero el paso de los minutos entonó al líder que impuso su rotación por inercia. Primero aparecieron Darden y Felipe, y más tarde Carroll y Sergio Rodríguez para desmontar con facilidad a un rival que apenas se sostuvo en el partido durante el tiempo que estiró su puntería el base brasileño Raulzinho Neto. Un parcial de 10-0 a la vuelta de los vestuarios sentenció la contienda y dio paso al trámite (50-33, m. 24).

De poco valió la efervescente aparición de Winchester, con 11 puntos en el tercer cuarto, y la silenciosa brega de Doblas. El Madrid no dio opción y gestionó con solvencia la renta gracias a los puntos de Llull, Carroll y El Chacho y los rebotes de Bourousis y Felipe. El debut de Yusta y la ovación a Llull pusieron punto y final a una victoria reconstituyente.

El domingo, a las 12.30 en el Martín Carpena de Málaga, los blancos cerraran ante Unicaja su brillante temporada regular. Lo harán con el liderato asegurado y con el título enfilado. De lograrlo completarían un triplete histórico de Liga, Copa y Supercopa, colección que no completan los blancos desde 1993 en la que fue la primera temporada de Sabonis.

 

MADRID, 81-GUIPUZKOA, 72

Real Madrid (19, 21, 19, 22): Carroll (14), Darden (10), Llull (18), Bourousis (5) y Slaughter (3) -equipo inicial-, Mirotic, Rodríguez (14), Díez, Mejri (2), Yusta (2) y Reyes (13).

Guipuzkoa (16, 17, 13, 26): Neto (17), Salgado (12), Hanley (1), Doblas (11) y Robinson (7) -equipo inicial-, Motos, Huskic (4), Winchester (16) y Olaizola (4).

Árbitros: Emilio Pérez, Lluis Guirao y Juan J. Martínez. Sin eliminados.

5.814 espectadores. Partido correspondiente a la 33ª jornada de Liga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información