Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi: “Si no me quieren o dudan de mí, no tengo problema en irme”

Messi, dolido por los pitos, abre la puerta a su salida del Barcelona: "Mi elección es continuar, ya que sigo teniendo el mismo cariño, pero si no fuera así buscaré una solución"

Messi, a su llegada a Buenos Aires. Ampliar foto
Messi, a su llegada a Buenos Aires. AS

Lionel Messi suele rehuir el contacto con la prensa cada vez que llega a Argentina. Pero este martes aterrizó a las cuatro y media de la mañana en el aeropuerto porteño de Ezeiza y lanzó un claro aviso al Barcelona, el mismo club que acaba de aumentarle el sueldo desde 13 a 20 millones de euros anuales durante los próximos cuatro años. Cuando un periodista le preguntó si le gustaría despedirse del Barça en caso de que los hinchas lo pidieran, Messi contestó: “Muchas veces dije que el Barcelona es mi casa, pero el día que la gente no quiera más que estemos ahí no lo voy a estar. Quiero mucho a este club y si hay que gente que no me quiere, que duda de mí y prefiere que me vaya, no tengo ningún problema”.

El delantero añadió que la afición le había mostrado “cariño” cuando se puso en duda si seguía en el club. Pero precisó: “Uno está dentro de la cancha, a veces escucha el murmullo y por eso digo, que sí es así y me tengo que ir, no tengo problema. Pero mi casa es siempre Barcelona”.

Uno está dentro de la cancha, a veces escucha el murmullo y por eso digo, que sí es así y me tengo que ir, no tengo problema"

Parte de la afición del Barça silbó y abucheó a Messi el pasado sábado, cuando el equipo perdió la Liga al empatar contra el Atlético de Madrid en su propio campo. Ahora, las declaraciones van un paso más allá de la advertencia que ya transmitió un día antes en la red social china Tencent Weibo, donde dijo: “Estoy muy feliz de seguir en mi casa, como siempre lo dije. Es la gente del Barcelona la que decide qué hacer con mi futuro. Mi elección es continuar ya que sigo teniendo el mismo cariño hacia ellos, pero si así no fuera buscaré una solución porque siempre voy a querer lo mejor para este club”.

A lo largo de los seis minutos que duró la conferencia de prensa informal en el aeropuerto, Messi admitió que tampoco fue un año fácil en el aspecto personal. “Por lesiones, por otras cosas que… fuera del fútbol”, dijo. El curso estuvo marcado por el fraude a Hacienda, razón por la que se vio obligado a adelantar 10 millones de euros como declaración complementaria, aunque podría tener que pagar en total más de 35 millones. Además, la temporada llegó a su fin con la muerte en abril del exentrenador del Barcelona, Tito Vilanova, de quien Messi dijo en su día: “Siempre llevaré dentro de mí una parte de las cosas que él compartió y vivió conmigo, que nunca podré olvidar”.

El jugador llega ahora con ánimo de dejar todos esos problemas atrás y centrarse en la selección. “Yo sé que ahora sigo con la selección, cambio el chip, como muchas veces me pasó al revés… Que no me salían las cosas en la selección y volvía a Barcelona y jugaba bien”, señaló. “Así que esperemos que esta vez sea al revés y que cuando me junte en el predio con mis compañeros, con mis amigos, me va a cambiar la cabeza y va a ser otra historia”.

Yo sé que ahora sigo con la selección, cambio el chip, como muchas veces me pasó al revés..."

Ante la pregunta de si estaba preocupado por su rendimiento en las últimas jornadas se mostró muy seguro: “No, no. Preocupación, no. Sé lo que puedo dar. Estoy tranquilo y con ganas de empezar con la selección. Cuando me presente con mis compañeros ahí en el predio seguramente va a ser aire nuevo, va a cambiar todo. (…) Nos va a venir bien a todos estos días de descanso para desconectar. Todos tuvimos un año duro en nuestro equipo y estos días nos van a servir".

Messi descansará en Rosario hasta el próximo lunes, cuando se incorporará a los entrenamientos con la selección.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información