Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gran duelo en el aire

El Atlético reservará a Diego Costa ante el Málaga para asegurarse su concurso en el Camp Nou y la Champions

Pepe, también lesionado, es duda en el Madrid para la cita de Lisboa

Diego Costa y Pepe.

Con tres partidos por delante para resolver la Liga y la Liga de Campeones, Atlético y Real Madrid interpretan las lesiones de Diego Costa y Pepe según objetivos. Sin apenas opciones en la competición doméstica, el Madrid pone el foco en la final de la Liga de Campeones, el 24 de mayo, para la que es duda el central portugués por una rotura fibrilar en el gemelo izquierdo. Se le estiman dos semanas de baja, por lo que llegaría muy justo y con la sombra de una posible infiltración a la cita de Lisboa. Si Pepe decidiera forzar, arriesgará con la posibilidad de una recaída que podría dejarle fuera del Mundial de Brasil.

Si Pepe no llegara a tiempo, no se dará en el estadio Da Luz uno de los duelos estelares que se intuían. Por encima del juego subterráneo que los dos tan bien manejan, se anticipaba un enfrentamiento total entre un defensa, Pepe, y un delantero, Diego Costa, que coinciden en un montón de facetas en las que medirse. Por arriba, por abajo, en velocidad, en el cuerpeo en los balones largos... Algunas de las mejores características de uno y otro coinciden. La lucha en el gran partido del año se prevé espectacular si llegara a producirse.

El central supondría una baja sensible para Ancelotti al unirse a la ausencia de Xabi

Pepe compareció en la mañana de ayer en la clínica Sanitas y la prueba a la que fue sometido reveló una rotura de grado I en el gemelo de la pierna izquierda. El percance sucedió en el partido del miércoles en Valladolid y su baja, sumada a la de Xabi Alonso por sanción para la Champions, supondría una merma muy sensible para Carlo Ancelotti en términos de equilibrio y contundencia defensiva. Sus ausencias apuntarían directamente al espinazo del equipo, con sus recambios puestos en duda por su rendimiento (Illarramendi) o por problemas físicos (Khedira, Varane). El central francés, según declaró en Le Figaro, descarta que su operación de menisco fuera defectuosa, aunque ha tenido problemas para jugar dos partidos seguidos sin que la zona afectada se le inflamara desde que fuera intervenido en mayo de 2013. La final se prevé muy intensa y Xabi Alonso y Pepe son dos marcadores claros de las revoluciones a las que debe disputar su equipo cada partido.

En el caso de Pepe hay más preocupación que en el Diego Costa. En el Atlético se habla en términos de "precaución". El líder, al que le pueden valer dos empates (Málaga y Barcelona) para alzarse con el título, reservará a Costa mañana por la contractura (lesión muscular de grado I del músculo bíceps femoral en la cara posterior del muslo derecho, anuncia el parte médico) que le revelaron las pruebas a las que fue sometido.

El goleador hispanobrasileño terminó la sesión del jueves un tanto dolorido y se le aplicó hielo de inmediato. Descartada la rotura, podrá jugar ante el Barcelona en la última jornada si el título no se resolviera este domingo. En el club aseguran que si el Atlético acudiera al Camp Nou como campeón, Simeone le incluirá dentro del grupo de titulares a los que daría descanso con vistas a la final de la Copa de Europa.

Costa ya fue duda en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Barça y baja en la vuelta por decisión de su entrenador. Podría haber jugado, e incluso el propio Simeone ha deslizado que quizá arriesgó demasiado al no incluirlo en la lista de convocados. La decisión, vista la aparición de esta nueva lesión muscular, no pareció tan arriesgada. A estas alturas de temporada, las piernas de Costa acusan el desgaste al que le someten su propio estilo de juego y el del Atlético. Esta nueva lesión es en la misma región que la anterior, la cara posterior del muslo derecho. El delantero ha disputado este curso 4.312 minutos en 50 encuentros. Pepe es el madridista más utilizado por Ancelotti, con 4.423 minutos en 48 partidos entre todas las competiciones.

Sus sustitutos, Varane e Illarramendi, están bajo la lupa por diversos motivos

Simeone había ensayado durante la semana una delantera con Raúl García y Costa. Su puesto se lo disputan Villa y Adrián, que ya fue elegido por su técnico en la vuelta de los cuartos de final de la Champions y también en Stamford Bridge ante el Chelsea. Villa últimamente ha jugado más partidos decisivos en Liga (Celta, Espanyol, Granada, Elche, Valencia, Levante) y sigue en su tendencia de la temporada, más sacrificado que acertado con el gol. Marcar puede servirle para remarcar hacia afuera su rol como jugador de peso en el equipo. Hacia adentro, por encima de sus números, le valoran como buenos sus 15 goles, el esfuerzo y la asunción ejemplar de su papel, más secundario del que podían imaginar él mismo y Simeone cuando se anunció su fichaje el pasado verano.

En los últimos 13 partidos que van desde la goleada al Milán (4-1) el Atlético ha marcado 18 goles (1,3 por partido) y ha encajado solo seis (0,46). Su solidez defensiva le ha generado una amplia rentabilidad con ese bajo promedio goleador. Con esas cifras le ha dado para consolidar el liderato, estar a dos empates del título de Liga y meterse, 40 años después, en una final de la Copa de Europa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información