Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada seis

Más de 73.000 socios madridistas aspiraron a lograr unas entradas que se han adjudicado por sorteo puro

Cristiano celebra un gol en Múnich. Ampliar foto
Cristiano celebra un gol en Múnich. AFP

Son 13.004 los boletos con la posibilidad impresa de levantar la Décima que el azar repartió entre los socios madridistas. Los afortunados los recibieron como si de una millonada de las que liberan la vida se tratara. El sorteo de los visados para la final de Lisboa del 24 de mayo fue puro, sin restricciones: un juez aleatorio decidió qué socios viajarían al Estadio da Luz para acompañar a su equipo en el partido ante su eterno rival y vecino.

A diferencia del Atlético, el Madrid ha optado por sortear las 13.004 entradas entre todos sus socios sin tener en cuenta ninguna condición específica: desde el más joven al más veterano, todos eran candidatos a llevarse la papeleta, previo pago de entre 70 y 390 euros, cifras en las que oscilaba el precio de las entradas.

El Madrid ha repartido en sorteo puro 13.004 boletos

El pasado martes fue el día elegido para el sorteo de las ilusiones. Cualquiera de los 97.753 socios madridistas mayores de cinco años y al corriente del pago de sus cuotas podía participar. Se produjo entonces una avalancha inesperada. Pidieron la entrada 73.314 socios, agrupados en 24.104 peticiones, según un comunicado del club. Por cada petición, hasta un máximo de seis entradas.

Con todo contado y calculado, desde Chamartín se emitió el dato que ilustraría en qué medida soñaría un madridista con acudir a Lisboa: cada seis socios, una solicitud. Es decir, uno de cada seis (la división exacta es 5,6) saldría premiado. Los agraciados conocieron poco después el desenlace: las solicitudes comprendidas entre la 23.759 y la 24.104 y entre la 1 y la 3.691, ambas inclusive, viajarían a la capital portuguesa para animar al conjunto blanco.

El primer equipo podrá invitar a 700 personas, y el club a 266

Aparte de esas 13.004 entradas sorteadas entre el abonado raso, el Madrid ha dispuesto varios cupos más: el club ha reservado 34 tiques para socios discapacitados, 100 para el club de los 100 (los socios más antiguos de la entidad), 800 para las peñas, 700 para el primer equipo, 250 para veteranos y 266 para compromisos, entre otros. En total, se han repartido 16.970 entradas. Desde el club han recalcado que las entradas son personales e intransferibles, es decir, que quien compre alguna en la reventa se arriesga a quedarse sin final el día 24, exponiéndose además a que el club le retire el abono.

El Madrid ha anunciado que abrirá las puertas del Bernabéu e instalará pantallas gigantes para aquellos a quienes el azar no les haya sonreído. Otra manera de vivir con el mejor atrezzo posible, césped y gradas, la final más castiza de los últimos tiempos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información