Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Esta tristeza es para siempre”

Más de 15.000 personas desfilan por el espacio de condolencias del Camp Nou para despedir a Tito Vilanova, y Guardiola le recuerda: “Queríamos comernos el mundo y nos lo comimos”

Jugadores y empleados en el homenaje a Tito. Ampliar foto
Jugadores y empleados en el homenaje a Tito. EFE

El pueblo dijo adiós ayer a Tito Vilanova de manera sentida y masiva, en un goteo incesante de afecto que llevó a más de 15.000 personas al espacio de condolencias instalado por el Barcelona en la tribuna principal del Camp Nou. En momentos puntuales se formaron largas colas para acceder al recinto instalado en el Estadi, que se convirtió en lágrima.

En el club se recibieron durante todo el día muestras de condolencia de la Casa Real, de los Príncipes de Asturias, del Consejo Superior del Deportes, de federaciones y de gran número de clubes de la Liga Española, europeos y del resto del mundo, y de entidades deportivas catalanas y peñas barcelonistas.

La junta, tratando de cumplir con el deseo de la familia, montó un espacio discreto pero emotivo, que comienza en la esplanada principal del estadio con un enorme cartel en el que se puede leer “Tito per sempre etern” (Tito por siempre eterno), junto a un escudo del club con crespón negro.

El club ha dispuesto decenas de libros de condolencias

Frente a la estatua de Kubala, se instalaron las decenas de coronas de flores recibidas sobre una alfombra de pétalos de rosas rojas, que a medida que pasó la jornada desapareció bajo los centenares de ramos de flores, bufandas, banderas, camisetas y velas que depositaron en memoria de Vilanova los miles de aficionados que acudieron al Camp Nou.

Los primeros en hacer patente su respeto a la memoria de Tito fueron los jugadores y técnicos del primer equipo, rotos anímicamente, que acudieron antes de efectuar el último entrenamiento previo al partido de hoy en Vila-real. La plantilla pretende hacer esta tarde (21.00, Canal+ 1) lo que Vilanova les hubiera pedido: salir al campo y dejarse el alma por el club y el equipo. En el grupo, además de Zubizarreta, estaban todos los miembros del cuerpo técnico, con Tata Martino a la cabeza y Jordi Roura, Aureli Altimira y Jaume Torres, amigos personales del difunto, que le acompañaron hasta el último aliento.

Por el estadio, además de los inquilinos de La Masia, donde vivió de joven Vilanova, pasaron también numerosas personalidades, empezando por Xavier Trías, alcalde de Barcelona, Alejandro Blanco, presidente del COE, y, por la tarde, Artur Mas, el presidente de la Generalitat, que firmó el libro de condolencias y glosó la figura del finado. “Más allá de sus éxitos deportivos era una buena persona y un gran profesional y este tipo de gente son las que dejan huella. Y la gente que deja huella nunca se va del todo”. El presidente del Espanyol, Joan Collet, y numerosos aficionados pericos, vestidos con la camiseta albiazul, pasaron también por el Camp Nou a lo largo del día, y expresaron su condolencia hacia el entrenador del rival ciudadano. Las muestras de condolencia empezaron en el Roma-Milan y continuaron en los estadios de todo el mundo. Especialmente emotivo resultó el minuto de silencio en el Allianz Arena de Múnich, donde los jugadores llevaron brazalete negro, al igual que Pep Guardiola, a quien se vio visiblemente abatido.

El técnico del Bayern, tras el partido ante el Werder Bremen (5-2), recordó a su amigo: “Quiero tener un recuerdo para sus padres, Joaquim, y Maria Rosa; para Montse, su esposa; para sus hijos, Carlota y Adrià, de parte de mis padres y de mi familia. Éramos muy jóvenes, queríamos comernos el mundo y nos lo comimos. Siento mucha tristeza, y esta tristeza me acompañará siempre. Es imposible que me la quite”, dijo Guardiola.

Según informó La Vanguardia, Vilanova fue enterrado ayer en Bellcaire d’Empordà (Girona), su localidad natal, en la intimidad de la familia, que había reclamado discreción y respeto en estos duros momentos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información