Más arena que en Catar, muchos mosquitos y curvas rápidas

MotoGP descubre un circuito diferente, ancho y divertido, aunque todavía muy sucio

Marc Márquez, durante la sesión de entrenamientos
Marc Márquez, durante la sesión de entrenamientos JUAN MABROMATA (AFP)

Se levanta a orillas del río Dulce la ciudad de Termas de Río Hondo, el principal centro termal de Argentina. Y al otro lado del embalse donde nace el río, crece el circuito en el que se celebra este fin de semana el gran premio de Argentina, 15 años después. Desalojados los miles de escarabajos, ahuyentados otros tantos miles de mosquitos (aún quedan demasiados, advierten los pilotos), el trazado, de genial diseño, pero muy sucio, acogió la primera sesión de entrenamientos libres del viernes (la carrera será el domingo, a las 19.00 en Movistar TV). Y asistió al despertar de Jorge Lorenzo, que recuperó la sonrisa (sobre todo por la mañana). Los planos parecían indicar que el dibujo de aquellas curvas largas y rápidas le sentarían como un guante a la M1. Y el de Yamaha se empeñó en llevar la teoría a la práctica. Terminó la primera sesión en cabeza. Rossi fue décimo (a 1,7s), Márquez, 14º (2,2s) y Pedrosa, 16º (2,9s), aunque estos no cambiaron el neumático trasero y acusaron la suciedad y el poco agarre de la pista.

Tiene curvas rápidas, habrá buenas derrapadas”, se relame Marc Márquez

Sabía el mallorquín que sus rivales volverán a acercarse tarde o temprano. Por mucho que este circuito, a diferencia de Austin, parezca diseñado expresamente para las Yamaha. “Yo voy a pensar que es un circuito Honda, también hay frenadas fuertes”, concedía Márquez, risueño. “Parece que le sentará mejor a la M1. Es muy ancho, rápido y divertido”, advertía Rossi antes de subirse a la moto. El italiano es el único de los integrantes de la parrilla que ya ha corrido el GP de Argentina, hace más de una década: “Aquel circuito era muy diferente, era casi un circuito urbano, con muchos baches, esto es otra cosa”, señalaba. “Es exigente para los neumáticos y muy rápido, las distancias entre pilotos no serán muy grandes”, preveía Bradl, uno de los pocos que ya rodó aquí el año pasado. “Tiene curvas rápidas, habrá buenas derrapadas”, se relamía Márquez, que se marcaría unas cuantas por la tarde.

Jorge Lorenzo, en las sesiones de entrenamientos libres de la primera jornada del Gran Premio de Argentina
Jorge Lorenzo, en las sesiones de entrenamientos libres de la primera jornada del Gran Premio de ArgentinaNicolas Aguilera (EFE)

Tiene el circuito de Termas nueve curvas a la derecha y solo cinco a la izquierda, pero el carácter de estas (las dos curvas más largas, la seis y la once, son a la izquierda) hace que suba mucho la temperatura del neumático, de modo que Bridgestone no ha construido esta vez ruedas con compuestos diferentes para los laterales. Habrá que ver si los cálculos han funcionado. De momento, los neumáticos fueron el tema recurrente de la jornada, pero más por el estado de la pista, con mucha arena, resbaladiza, que por la composición de estos. “Había más arena incluso que cuando hemos corrido en Catar, deberían haber pasado una aspiradora para sacar algo de tierra”, reía Pedrosa. “En dos o tres vueltas el neumático se destruye. Además, el asfalto estaba frío, con lo que todo ello hacía muy difícil tumbar la moto”, añadía Rossi. Y advertía Márquez: “Será difícil adelantar, en cuanto te sales de la línea patina mucho”. Y lo corroboraba Lorenzo: “Si te sales hay que ir con sumo cuidado: puedes caer”.

Lo que más les gusta es aquella curva seis, en bajada, donde empieza el tercer parcial: “Vas mucho tiempo con gas a fondo, a más de 200”, relata Lorenzo, que observa: “la última curva tiene su truco, en bajada, con la moto inclinada y reduciendo marchas”. Opina Pedrosa que esa última horquilla “es un poco sosa”; le gusta la curva cinco, al final de la larga contrarecta, en subida. No tanto que el circuito no ofrezca descanso: “Vas todo el rato inclinado”. Habrá que ver quién se lleva mejor con él el domingo. De momento, por la tarde, Márquez dominó la sesión con una autoridad exultante: mejoró casi seis segundos sus tiempos de la mañana. Dejó a su compañero Pedrosa a más de un segundo. Aleix Espargaró fue tercero y Lorenzo, noveno, a 2,6 segundos, alejado de la cabeza porque fue él esta vez quien conservó neumático y siguió corriendo con la misma goma estrenada por la mañana. Pero él avisa: “La posición no refleja las condiciones reales en las que nos encontramos”.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Especialista de motociclismo de la sección de Deportes. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción