Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peligroso invento de Guardiola

El análisis de los técnicos del Madrid y su entrenador, Carlo Ancelotti, alerta sobre los movimientos incontrolables de los laterales del Bayern cuando se convierten en interiores

Pep da instrucciones a Robben. Ampliar foto
Pep da instrucciones a Robben. reuters

Los técnicos del Madrid elaboraron un voluminoso informe del Bayern de Guardiola y lo pusieron a disposición del entrenador, Carlo Ancelotti. La conclusión a la que llegaron todos fue pesimista: la mejor versión del Madrid nunca podría superar a la mejor versión del equipo alemán. A la espera de que el Bayern tenga un mal día, mañana miércoles, estos son los puntos más examinados.

» Tres interiores para la noria. El esquema básico de 4-3-3 gira alrededor de tres interiores, cuyos ejecutantes pueden ser Lahm, Kroos, Schweinsteiger, Müller, Götze y Thiago. En opinión de Ancelotti, el trío que mejor interpreta esta función es Kroos, Lahm y Schweinsteiger. Cuando juega Thiago la línea de volantes gana creatividad pero se ralentiza el juego. La titularidad del español habría dado aire a la defensa del Madrid. Pero Thiago está lesionado.

» La variante de Guardiola. En el 4-3-3 del Bayern de Heynckes, el movimiento sorpresivo más frecuente lo hacían los laterales proyectándose en ataque mientras los extremos se metían hacia adentro. Este modelo, según Ancelotti, era controlable formando dos líneas de cuatro. Pero Guardiola ha desarrollado una variante que el Bayern ejecuta de un modo asombroso para multiplicar las líneas de pase y llegar al área contraria con muchos hombres para presionar y desequilibrar. Sucede cuando Lahm se incrusta entre los centrales, que a su vez se desplazan a las bandas, empujando a los laterales, Rafinha y Alaba, hacia posiciones interiores del medio campo. Cubierta su zona por los laterales, Kroos y Schweinsteiger avanzan hacia la frontal del área a combinar con el punta mientras los extremos se abren a las rayas. Ancelotti cree que estas sincronizaciones son prácticamente imparables: el marcador que va al hombre pierde la referencia y el que marca en zona corre el riesgo de que le ganen la espalda. El informe se ha detenido en estas maniobras. Destaca la categoría de Alaba (el lateral izquierdo) para ejercer de volante y moverse entre líneas con el oficio de un xavi. A Ancelotti también le llama la atención Rafinha, un defensa que hace el tránsito del lateral al medio campo con una convicción y una solvencia tal que solo se entiende gracias a una importante labor de adiestramiento. Ahí se nota el talento pedagógico de Guardiola.

» Schweinsteiger incómodo. Los técnicos del Madrid detectan que el invento de Guardiola tiene un punto débil. Cuando Schweinsteiger sube al ataque formando una línea de tres frente al área con el nueve y el otro interior, se siente incómodo. Estos jugadores, abastecidos por los extremos y los laterales, deben hacer desplazamientos combinados para dar apoyos, desmarcarse y generar espacios entre líneas. Schweinsteiger, que ha sido extremo y mediocentro, no siempre se adapta: tarda en pensar y frena los movimientos del resto.

» La especialidad de Götze. Götze es técnica y tácticamente un superdotado pero le falta ambición. Su problema es mental. Sin embargo, es el mejor en el arte de circular entre líneas como tercer volante de ataque.

» La doble misión de Lahm. Ancelotti observa que cuando Schweinsteiger se bloquea, Guardiola suele cambiar sobre la marcha, retrasándolo a la posición de Lahm y adelantando a Lahm a la mediapunta. Así, el capitán, que el año pasado ejercía de lateral, cumple dos funciones dispares: mediapunta y administrador de la zaga como pivote defensivo.

» Centrales vulnerables. Guardiola emplea tres centrales: Javi Martínez, Dante y Boateng. El informe dice que los tres son lentos y tienen lagunas de concentración. En el Madrid creyeron que el Bayern ficharía un central rápido, capaz de sostener una defensa alta, tal y como pide Guardiola. No fue así y Ancelotti admite que, contra pronóstico, las carencias no se manifestaron. Dante, Boateng y Martínez evolucionaron por encima de su naturaleza. Lahm, por su rapidez e inteligencia táctica, es el efecto corrector.

» Los extremos. Robben y Ribéry forman la línea de más nivel del Bayern. Ancelotti está muy preocupado porque cree que, en ausencia de Arbeloa, ninguno de sus laterales tiene oficio de mastín. Al cuerpo técnico le urge la recuperación de Marcelo para sustituir al atribulado Coentrão.

» Müller o Mandzukic. La mejor noticia para el Madrid sería la titularidad de Mandzukic. El croata es un excelente nueve convencional pero no encaja en el juego de Guardiola porque no comprende los movimientos y estorba. Pepe y Ramos le frenarían sin problemas. Más dificultades crearía Müller, el mejor intérprete de la punta del sistema. Juzgan los técnicos que Müller ataca los espacios con calidad, sus controles son imprevisibles, su conducción torpe y su definición magnífica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.