Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La júnior de oro cautiva a EE UU

La española Ndour, elegida en el puesto 16 del draft de la WNBA, es un “diamante en bruto”

Ndour, en un partido de esta temporada con el Gran Canaria. Ampliar foto
Ndour, en un partido de esta temporada con el Gran Canaria.

“Es como cuando Pau Gasol era un júnior de oro”, resume Ángel Palmi en su improvisada radiografía a Astou Ndour. El director deportivo de la Federación Española calibra con ponderación las cualidades se la pívot senegalesa del Gran Canaria 2014, recién elegida en el número 16 del draft de la WNBA por San Antonio Stars, la franquicia hermana de los Spurs, la elección más alta de una jugadora española.

Ndour, nacida en Dakar, mide 1,95 metros, tiene 19 años y hace seis se presentó en el aeropuerto de Las Palmas. Vanessa Ble, una jugadora de Costa de Marfil, que por entonces competía en el equipo canario y ahora lo hace en el Uni Girona, se ofreció para reclutar a tres chicas senegalesas “muy altas”. “Fue un poco por carambola”, admite con modestia Domingo Díaz, el entrenador del Gran Canaria y el artífice, junto a su esposa y también entrenador Begoña Santana, de los continuos éxitos del club canario en categorías inferiores y una asombrosa labor de detección, tutela y desarrollo de talentos. “Fue la primera vez que las vimos, cuando las fuimos a recoger al aeropuerto. Era muy, muy flaca, pesaba unos 50 kilos, muy poco para su altura. Pero tenía las manos muy grandes y una gran envergadura. Al día siguiente, en el primer entrenamiento, ya vimos que tenía muchísimas posibilidades a pesar de sus deficiencias en coordinación física y alimentación. Pero es una chica nacida para el baloncesto, grande muy alta, longilinea, coordinada, con muy buena mano y tiene buena cabeza. También es seria, disciplinada y trabajadora y eso le ha permitido evolucionar. Es como un diamante en bruto. Ve el aro como una piscina y está bastante por encima del resto de su edad”.

Nació en Dakar, mide 1,95 metros, tiene 19 años y hace seis aterrizó en Las Palmas

Ya en 2009, con 14 años, sorprendió con un mate a dos manos, una acción que nunca había realizado una jugadora cadete de primer año. Palmi y Domingo Díaz subrayan la necesidad de que Ndour persevere en su trabajo de mejora. “Sería una equivocación que la exigencia de expectativas fuera por delante de su maduración física y como jugadora. Tiene talento y es muy competitiva, solo necesita crecer y madurar”, cuenta Palmi. “Yo le cuento el trabajo y los sacrificios que hicieron jugadoras que triunfaron como Amaya Valdemoro o Blanca Ares, y le pongo también el ejemplo de Messi. Y le insisto en que las grandes estrellas se hacen a base de mucho trabajo”, revela Domingo Díaz. Es mucho más que un entrenador. Él y Begoña Santana ejercen de tutores legales, de padres. “Mi mujer las trata como una madre y ellas se sienten muy cómodas. Ahora mismo tenemos a cuatro senegalesas y a una inglesa. El tema legal es complicado. Se necesitan muchos requisitos y demostrar que están bien acogidas. Cuando son menores vienen con un visado de estudios. Deben regresar cada año a su país y, cuando alcanzan la mayoría de edad, firman un contrato profesional y vienen ya con un visado de trabajo. El tema de la documentación es complicado y por eso contamos con un abogado, exjugador de baloncesto, Alfonso Alemán”.

La hoja de ruta de Ndour marca su incorporación a la selección Sub-20 que disputará el Europeo de Italia en julio y su posible entrada en la selección absoluta que competirá en el Mundial de Turquía en septiembre. Realista, Domingo Díaz vaticina: “Lo normal es que el año que viene juegue la Euroliga con uno de los mejores equipos de Europa. Un montón de agentes van tras ella. Cuando compite y está centrada, triunfa”.

Los ídolos de Ndour son Pau Gasol y Sancho Lyttle. Esta temporada, la pívot nacida en Senegal ha sido la mejor jugadora de la Liga (MVP) con casi 13 rebotes y 17 puntos de promedio. Tras ser elegida por las Stars de San Antonio exclamó: “¡Alhamdulillah!”, lo que en árabe quiere decir: “¡Gracias a Dios!”.

En la senda de Amaya Valdemoro

El puesto 16 en el que ha sido elegida Astou Ndour es el mejor puesto en el que ha salido escogida una jugadora española en la historia del draft de la WNBA. Ndour ha superado a Amaya Valdemoro, elegida en el puesto 30 por las Houston Comets en el draftde 1998 o Nuria Martínez y Alba Torrens, elegidas en el puesto 36 en los años 2004 y 2009 por las Sacramento Monarchs y las Connecticut Sun, respectivamente. Un hito histórico para la jugadora de las categorías inferiores de la selección española.

Exceptuando a Amaya Valdemoro (Houston, 1998-2000) y a Nuria Martínez, que jugó un partido con las Minnesota Lynx en 2005, el resto de españolas que llegaron a la WNBA no lo hicieron vía draft. Las que llegaron a jugar en la liga estadounidense fueron: Betty Cebrián (Nueva York, 1998), Marina Ferragut (Nueva York, 2000), Begoña García (Detroit, 2002), Elisa Aguilar (Utah, 2002), Isa Sánchez (Detroit, 2004) y Marta Fernández (Los Ángeles, 2007 y 2009).

El puesto 16 de Astou Ndour supone además la mejor elección de una jugadora europea desde el año 2012. Fue en ese año cuando la sueca Fahrija Abdi fue escogida en la posición número 13 por Los Ángeles Sparks. Desde entonces, ninguna jugadora se ha acercado a esa posición como ha conseguido Astou Ndour. Muchas de las europeas que han sido escogidas durante este último bienio son también estrellas jóvenes de sus países, caso de Nika Baric en Eslovenia, Diandra Tchatchouang en Francia o Olçay Cakir en Turquía, por ejemplo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información