Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una chaqueta que vale la eternidad

Jiménez, a dos golpes de los líderes, busca a los 50 años su primer grande y ser el vencedor de más edad en la historia, mientras Spieth, de 20, aspira a romper el récord de precocidad de Tiger en Augusta

Jiménez, en la tercera ronda de Augusta. Ampliar foto
Jiménez, en la tercera ronda de Augusta. AFP

La mejor definición de Miguel Ángel Jiménez tenía que hacerla, cómo no, su amigo Chema Olazábal. Más que un amigo, alguien que siente en el corazón el golf igual que él, puro, virgen. “Miguel juega al golf como se inventó”, dijo el vasco después de que el Pisha firmara 66 golpes, la mejor vuelta de este Masters, igualara así su marcador más bajo en Augusta (2010) y subiera su nombre al grupo de cabeza que luchará hoy (TV: C+Golf, de 20.00 a 1.00) por la chaqueta verde. Dos golpes, un suspiro en Augusta, le separan de los dos líderes estadounidenses, el no menos sorprendente Jordan Spieth y Bubba Watson. Si Jiménez, de 50 años, persigue pasar a la historia como el vencedor de más edad de un grande, Spieth, de 20, tiene un reto también gigante, destronar nada menos que a Tiger Woods como el ganador más joven en el Masters (el Tigre lo fue en 1997 con 21 años). Dos caminos, el del abuelo y el del niño, con el mismo destino, una chaqueta para la eternidad.

El Pisha pasó de los 76 golpes del viernes a los 66 de ayer. Por algo le llaman Moving Day, el día del movimiento. Lo de Jiménez fue un terremoto que volvió a dejar a todo el mundo ojiplático. ¿Será capaz el Pisha de ganar un grande a los 50? Habrá que dejar ya de preguntarse por la fecha de caducidad de un golfista que cada temporada parece más joven, más sano y más feliz. Las manecillas del reloj van en sentido contrario en la carrera del andaluz. 12 de sus 20 victorias profesionales las ha celebrado pasados los 40, y ahora llama a la puerta de un registro único en el golf y en el deporte. Siete golfistas han ganado en la historia su primer grande una vez cuarentones; nadie ha soñado jamás con lo que acaricia el Pisha. En sus manos puede estar convertirse en el más veterano ganador de un grande, por delante de Julius Boros (48 años y cuatro meses en el Campeonato de la PGA de 1968) y de Jack Nicklaus (46 años y dos meses en el Masters de 1986).

Jiménez juega al golf como se inventó

Chema Olazábal

Solo 25 putts, siete birdies y nada más que un bogey es la cuenta numérica de su tarjeta. Pero su caso escapa a la ciencia. Está en el alma. “Mi secreto es que hago lo que me gusta en la vida, disfruto compitiendo. La gente puede pensar que a mi edad ya me aburro, pero así puedo estar otros 25 años”, explicaba en el mostrador del Masters que acoge a los mejores tras cada ronda. Sus gafas de espejo, su bigote y coleta, su pinta de macarra rompen con el marco finolis del Masters. Imaginarse al Pisha y su puro con la majestuosa chaqueta verde es una estampa única.

Los 50 tacos de algo han de servir en Augusta. “Para tener mucha paciencia. Golpe a golpe, hoyo a hoyo. Ese es el secreto de este campo. Ser muy paciente. Vale, no soy el mejor pegador, pero soy competitivo. Intentaré ganar un grande. Si controlo la bola, aquí tendré mis opciones. Debo controlar la ansiedad”, argumenta el pelirrojo. Las nuevas tecnologías y su preparación le dan ahora 10 o 15 metros más con el driver que cuando debutó, en 1995. “Y estoy pegándole muy bien, jugando muy bien”, resume. Su filosofía de vida se encarga del resto. “Sonríe. Es lo que le recomiendo a los jóvenes. Nos olvidamos de sonreír en el campo. Disfruta con lo que haces”. Palabra de Pisha.

Jordan Spieth.
Jordan Spieth. REUTERS

Jiménez tiene billete para jugar la próxima semana su primer torneo en el Champions Tour, el circuito sénior estadounidense. También probará el Open Británico sénior en julio. Y ya. El resto de la temporada tiene un objetivo, jugar la próxima Copa Ryder. “Y el próximo año ya veremos”. Por ahora le ocupa paladear cada minuto. Llenar primero la barriga después de la ronda, estar con los suyos, con su hijo Miguel… pelear por meter en la maleta de regreso una chaqueta nueva. Es su 15º Masters. Tres veces se ha clasificado entre los 10 mejores (octavo en 2008 es su pico). Ya fue líder en el pasado Open Británico. Es el ganador de más edad en el circuito europeo. Está entre los mejores en el Masters, cita que hace un año vio por la tele tras romperse una pierna esquiando. Y sigue, y sigue… “Tiene por delante los años que quiera”, asegura Olazábal; “es para quitarse el sombrero ante él”. Al Pisha le dan cuerda. Nadie sabe hasta cuándo ni hasta dónde. Pocos veces se ha visto una batalla así, los 50 años de Jiménez ante los 20 de Spieth.

Clasificación tras la 3ª jornada: 1. J. Spieth (EEUU), B. Watson (EEUU), 211 golpes, cinco bajo par. 3. M. Kuchar (EEUU), J. Blixt (Sue), 212. 5. M. Á. Jiménez, R. Fowler (EEUU), 213. 18. G. Fernández-Castaño, 218. 24. R. McIlroy (N. Irl), 219. 34. J.M. Olazábal, 220. TV: hoy, de 20.00 a 1.00, C+ Golf. Clasificaciones completas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información