Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético se escapa

Godín y Diego Costa dan la victoria al líder ante un Getafe peleón y el líder pone un partido de distancia con Madrid y Barça

El hispanobrasileño se fue lesionado y antes falló un penalti

Godín celebra el primer tanto junto a Villa Ampliar foto
Godín celebra el primer tanto junto a Villa

A falta de cinco jornadas, el Atlético no desperdició en Getafe la primera oportunidad que ha tenido de darle un golpe de mano a la Liga. La esforzada victoria que cosechó le da una ventaja de tres puntos sobre el Madrid, con el goal average particular a favor, y cuatro sobre el Barça. Un partido sobre cada uno que ya le permite hacer cuentas: si gana los próximos cuatro partidos puede ir al Camp Nou a que el Barça le haga el pasillo. Tiene ahora el Atlético un colchón que probablemente nadie esperaba. Se ha mantenido firme primero en la persecución del liderato tras la derrota en Pamplona y después en la defensa de la cabeza. Ha ganado partidos apurados que son los que dan campeonatos, caso del de Getafe. Citas donde el oficio y no perder la calma por el paso de los minutos son cruciales para sacarlas adelante. Ahí se ha gestionado bien el líder. Lo hizo contra el Espanyol, contra el Granada y volvió a repetirlo en el Coliseo, ya con la presión de tener que jugara para saber ganar el campeonato.

GETAFE, 0-ATLÉTICO, 2

Getafe: Codina; Arroyo, Alexis, Rafa, Roberto Lago (Sammir, m. 79); Mosquera (Lacen, m. 77), Juan Rodríguez; Pedro León, Lafita, Diego Castro (Colunga, m. 57); Ciprian. No utilizados: J.César; Valera, Lisandro y Borja.

Atlético: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Mario Suárez, Gabi; Koke, Raúl García (Diego, m. 71); Villa (Adrián, m. 61), Diego Costa (Cebolla Rodríguez, m. 85). No utilizados: Aranzubia; Alderweireld, Sosa y Tiago.

Goles: 0-1. M. 40, Godín. 0-2. M. 84. Diego Costa.

Árbitro: Fernández Borbalán. Expulsó a Lafita por doble amarilla (m. 64). Amonestó a Alexis y Godín.

Coliséo Alfonso Pérez. Unos 20.000 espectadores.

Con la oportunidad de darle ese bocado a la Liga, Simeone alineó a su once más combativo, con Raúl García como relevo del convaleciente Arda Turan, Mario en vez de Tiago y Diego Costa y Villa. Nació el partido muy táctico, farragoso. Con los dos equipos teniendo muy claro que el duelo primero sería tan físico como aéreo. Mucho balón largo, mucho peluquero peinando balones, Raúl García en el Atlético y Lafita en el Getafe. Vestido de azul, como el Chelsea, quién sabe si esto fue una especie de ensayo para lo que puede darse en las semifinales de la Liga de Campeones. Mucha montonera y mucha imprecisión las pocas veces que el balón bajó al piso en la primera media hora. Hubo resbalones y pelotas rasas fáciles pasadas de fuerza en las entregas que delataron un campo muy rápido. También florecieron los nervios por todo lo que había en juego en uno y otro equipo. Miranda echó un balón fuera y Gabi comprometió a Courtois en un pase atrás que terminó en saque de esquina. En el Getafe, fue Codina el que más parecía temblar en cada lance que le tocaba, para jugar en largo o para imponerse en las jugadas de estrategia. En esa batalla por la segunda jugada, por sacar tajada sin arriesgar, Atlético y Getafe no lograron domarse. Villa, muy al inicio, pudo cazar una de esas prolongaciones y plantarse en la sombra de Codina, pero se le fue el pase raso al segundo palo.

Simeone tardó esa primera media hora en empezar a mover fichas para generar superioridades porque ya empezó a solicitar a sus futbolistas que jugaran por abajo. En el Getafe, solo las roscas de Pedro León desde la esquina. Diego Costa comenzó a pulular por todo el frente de ataque y a descolgarse por el medio del campo y Juanfran a desdoblarse. No mejoró mucho el juego, pero al menos le dio al Atlético para empezar a forzar jugadas a balón parado a su favor cerca del área del Getafe. En el rechace de una de ellas, Juanfran puso un globo que Codina midió mal y Godín solo tuvo que dirigir el cabezazo por encima del meta para marcar. Tiene el central uruguayo una puntualidad muy de los centrales goleadores de toda la vida. Lleva ya seis entre todas las competiciones, alguno tan decisivo como este o el que le marcó al Levante en el Calderón con una arrancada jerárquica. También dominó Godín los centros en su área y los despejes largos. Le dio empaque atrás a su equipo en un partido que lo necesitaba, porque nunca dejó de tener aires de azaroso y hasta macarrónico, representado por Alexis en varios careos con teatro de por medio incluido del central del Getafe cuando Villa fue a recriminarle una entrada previa.

Diego Costa se duele tras su golpe contra el poste ampliar foto
Diego Costa se duele tras su golpe contra el poste

Sin apenas variación en ese juego áspero, tuvo el Atlético la oportunidad de matar el partido antes, cuando Lafita derribó a Miranda a punto de remachar una segunda jugada tras un córner. Codina le detuvo el lanzamiento a Diego Costa, que ya ha fallado tres en esta Liga. El meta local también reaccionó de maravilla cuando Adrián cazó el despeje. El golpe anímico para el Getafe no fue suficiente, con 10 en el campo, porque el penalti también le costó la expulsión a Lafita. Este había tenido antes de ese lance un cabezazo franco en un córner que provocó la aparición estelar de Courtois.

Sin fuelle, en inferioridad y con el pesado fantasma de un descenso cada vez más cercano, ya no pudo responder más el equipo de Contra. Empezó a dominar el último tramo el Atlético desde el balón con Diego Ribas en el césped. El brasileño eligió bien un desmarque de Adrián, que centró pasado y raso para que Diego Costa se dejara la tibia contra el poste al poner el 0-2 al empujar el balón. El impacto le produjo una contusión y fue cambiado. Ya no había más partido. Con ese tanto el Atlético ya tenía el primer golpe de mano a la Liga que buscaba.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información