Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El socio da el sí al nuevo Camp Nou

El 72,36% se manifestó a favor de la propuesta de la directiva y las obras empezarán en 2017

Josep Maria Bartomeu, durante la rueda de prensa. Ampliar foto
Josep Maria Bartomeu, durante la rueda de prensa.

El socio fue sensible al deseo de la directiva que preside Josep Maria Bartomeu de construir el Nou Espai Barça. A pesar de que la participación fue menor a la esperada y se situó en el 31,65% (37.535 socios) —un número cercano a los aficionados que visitaron la exposición itinerante—, el resultado del referéndum de ayer fue inequívoco a favor de la reforma del Camp Nou, la edificación de un nuevo Palau y la urbanización de la zona del FC Barcelona: 27.161, el 72,36%, se pronunció a favor y 9.589, el 25,55%, votaron no. El número de nulos fue insignificante (34, el 0,09%) y en blanco se registraron 751 (2%). Más de dos tercios de los socios que votaron avalaron el nuevo Camp Nou (el censo era de 108.858 socios).

“Hemos dado un paso de gigante en la excelencia de nuestro club en el terreno patrimonial”, afirmó Bartomeu, que en su exposición de los resultados se mostró comedido y riguroso. El consejo que preside ha invertido un millón de euros, muchas horas, esfuerzo y personal en una campaña que en determinados momentos se presentó como una consulta a su acción de gobierno. “El socio ha votado pensando en los próximos 60 años”, reiteró el presidente, que dispone de un cheque de 600 millones de euros para una obra que empezará en 2017 y acabará en 2021,

“Todo sigue igual”, respondió después Bartomeu, cuando se le preguntó si se sentía más reforzado después de la votación: “Los resultados y, por tanto, también el número de socios que han acudido a las urnas, no se pueden comparar con los de elecciones anteriores ni con los de la moción de censura”, añadió. “Y es que es el segundo referéndum en la historia después del de 1950”.

“La aprobación es dar un paso de gigante en la excelencia de nuestro club”, dice Bartomeu

A veces cuestionada por su política deportiva y social, la directiva ha encontrado alivio en la parcela económica y especialmente en los buenos balances desde que ganó las elecciones en 2010 con el expresidente Sandro Rosell. “Ha habido socios veteranos que me han confesado que votaban a favor pese a que seguramente no verían el nuevo estadio. No tenían duda de que sus nietos tendrán un club y un Camp Nou mejor”, afirmó Bartomeu, especialmente agradecido con los vicepresidentes Xavier Faus, Jordi Cardoner y Jordi Moix (ayer rompió a llorar), decisivos en el despliegue institucional y publicitario en favor del nuevo estadio y en convencer a muchos socios de que el club no se endeudará con la obra cuyo plan de actuación empezará al finalizar la temporada.

“La crítica y la autocrítica son necesarias”, reiteró Bartomeu cuando fue requerido sobre si en algún momento sintió que el proyecto se había cuestionado. “Pero no pueden afectar a la autoestima ni al orgullo ni a la imagen del club. Se ha votado en libertad y con mucha madurez”.

La jornada discurrió con normalidad, de la misma manera que el resultado fue suficientemente significativo como para evitar la fractura social que temían algunos opositores al referéndum. El consejo consiguió que los socios votarán en clave del Camp Nou y no sobre la manera de proceder de la directiva de Bartomeu y anteriormente de Rosell. La junta en pleno se fotografió en el Auditorio 1899 una vez acabada la jornada para festejar el éxito. La imagen intentó ser la mejor respuesta a las dudas sobre la cohesión de la directiva después de los últimos contenciosos, especialmente el que se dio cuando la FIFA prohibió el miércoles al club realizar fichajes hasta 2015. Una gran pancarta con el lema “La Masia no se toca” presidió precisamente el partido contra el Betis y fue también tema de comentario en la conferencia de Bartomeu.

“A los que han dicho que no, les intentaremos convencer de que el proyecto será muy bueno para el club y procuraremos que se sientan igualmente orgullosos. También son dueños del club”, zanjó Bartomeu.

Más información