Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alta tensión en el Camp Nou

La irregularidad condiciona por igual al Barcelona y al Manchester City ante una afición expectante

Messi toca el balón en un 'rondo' del equipo. Ampliar foto
Messi toca el balón en un 'rondo' del equipo. REUTERS

Irregular por definición, displicente en los partidos de entretiempo y solvente en las citas exigentes, al Barça le aguarda hoy un partido de alta tensión con el Manchester City en el Camp Nou. La actuación azulgrana el sábado en Valladolid fue tan reprobable a efectos del juego y de la clasificación en la Liga que ni siquiera los dos goles de ventaja que lleva del partido disputado en el Etihad parecen garantía suficiente para avalar su pase a los cuartos de final de la Champions. Los ingleses están seguros de que si hoy se ponen por delante en el marcador el remonte estará cantado.

Ya se sabe que los barcelonistas son un equipo hipersensible y como tal se vencen a la menor contrariedad. Alcanza con recordar los momentos de crispación vividos durante la visita del Almería. La hinchada está entre preocupada y expectante, seguramente por la capacidad del equipo para alternar jornadas estupendas con noches aborrecibles. Los mensajes del vestuario son de todas maneras optimistas y hasta reivindicativos.

Alta tensión en el Camp Nou

“Este equipo ha dignificado la profesión y no ha saciado su apetito”, dijo Mascherano. “No nos maten todavía, no nos den por muertos. Nos quieren hacer creer que todo está perdido y no es así”, agregó. “Llegó el momento de apretar el acelerador. Es un gran día para volver a la mejor versión”. El Jefecito instó incluso a no “subestimar” los méritos del técnico y Martino le reconoció el gesto: “Mi mayor motivación es el respaldo que siento de los futbolistas y su interés por salir de la situación”. El técnico, que se siente con “temple”, está convencido de que sus jugadores “volverán a hacer un gran partido porque saben afrontar este tipo de retos” y de que Messi será el líder: “El equipo está vivo, tiene amor propio, temperamento y valentía. Al igual que lo digo con Leo cuando me preguntan si está bien o no, no correría riesgos para descartar al Barça de la Liga”.

Ya se sabe que los barcelonistas son un equipo hipersensible y como tal se vencen a la menor contrariedad

Martino acepta el reto de comenzar el partido como si el marcador fuera de 0-0 —“si pensamos en el 0-2 pondríamos en riesgo la eliminatoria”—, y apostará seguramente por juntar a los cuatro medios para poder elaborar mejor el juego. No tiene bajas el Barça.

Los citizen no podrán contar por sanción con Demichelis ni con su técnico Pellegrini —le sustituye Cousillas—, y recuperan a Agüero, autor de 26 goles en 27 partidos. “Tenemos un potencial ofensivo enorme”, recordó Kompany: “Hay que marcar goles. Nada tenemos que perder. Se impone adelantarnos en el marcador, jugar con presión y agresividad. Es una oportunidad única para demostrar que somos buenos”.

Eliminado por el Wigan de la FA Cup y animado por su triunfo en Múnich, el City de los exazulgrana Begiristain y Soriano es un equipo igualmente irregular como el Barça. La grandeza del partido de esta noche no admite inercias ni errores sino protagonismo y grandeza, sobre todo de las figuras. Se trata de la Champions.

La Policía desaloja de dos trenes a 40 aficionados ingleses

EUROPA PRESS

Agentes de la Policía Nacional desalojaron el martes de dos trenes en Valencia a 40 aficionados ingleses que viajaban a Barcelona, acusados de protagonizar altercados en el interior de los vehículos.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) requirió la presencia de policías en dos estaciones de Valencia para desalojar a aficionados ingleses que viajaban a Barcelona para ver el partido que este miércoles enfrentará al Manchester City y al Barça. Los agentes desalojaron a unos diez aficionados ingleses en la Estación Joaquín Sorolla y a otros 30 en la Estación del Norte, ya que presuntamente estaban protagonizando altercados en los trenes y algunos de ellos mostraban síntomas de estar bajo los efectos del alcohol.

Según la Policía, ninguno de ellos ha sido detenido ni tampoco ha precisado asistencia sanitaria. De hecho, algunos de estos aficionados se han desplazado hasta la estación de autobuses de Valencia para tratar de llegar a Barcelona.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información