Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casillas echa un cable a Diego López

El capitán asegura tener la autoestima "muy alta" y defiende al titular en la Liga, al que atribuye "gran parte de la culpa" de que el Real Madrid sea líder del torneo

Diego López y Casillas, en un entrenamiento con el Madrid. EFE

El comentario repicaba entre los directivos y los socios compromisarios del Madrid trasladados a Dortmund para disputar las semifinales de la Champions, el año pasado. Las personalidades destacadas de la cúpula que gobierna el club decían que Iker Casillas, haciendo uso de sus prerrogativas de capitán, debía salir en público a justificar su suplencia y legitimar así la titularidad de Diego López. Esperaban que el portero, marginado por Mourinho por razones más personales que profesionales, avalara a su hostigador en una acrobacia dialéctica sin precedentes en la historia del fútbol. Casillas guardó silencio. Tampoco intervino públicamente para defenderse a sí mismo y a la plantilla cuando los ultras acudían a insultarle a las concentraciones, ni cuando su entrenador fustigó a sus compañeros en las conferencias de prensa de abril y mayo de 2013.

Casillas no dijo nada contundente hasta ayer. Curiosamente, después de un año de debates en torno a su persona, cuando su excelente nivel de forma parece disipar cualquier duda sobre la justicia de su titularidad, el jugador celebró una conferencia para postergarse a sí mismo y exaltar a Diego López. Lo hizo apelando a su condición de capitán y en el club aseguran que el presidente, Florentino Pérez, celebró la noticia. Nunca hasta el derbi del Calderón del domingo pasado (2-2) se cuestionó tanto la titularidad de Diego López en la Liga. El gol de Gabi, un remate muy lejano, pareció descubrir a un portero sin reflejos, rígido, atónito. Muchos críticos responsabilizaron a Diego López de ese gol y del gol de Koke, y, en distintas encuestas, la opinión pública se inclinó a favor de Casillas para ocupar la portería en todas las competiciones, sin las extrañas alternancias observadas hasta ahora.

"Tengo que pedir un poco de respeto para todos los jugadores
que forman la plantilla"

Es en este contexto en el que Casillas, aprovechando un acto publicitario, ejerció de cortafuegos en beneficio de su competidor. "Estamos hablando de un gol durante toda la semana", dijo ayer, en referencia al tanto de Gabi. "Esto hay que analizarlo y verlo. Porque hay jugadores delante [de López] que te impiden una visión, que no puedes ver la pelota... Hay que pedir respeto por los jugadores que son los que están en el campo y son los que viven las circunstancias de cada partido".

El capitán fue más allá y convalidó el estatus que ha impuesto Ancelotti, el técnico. "Hasta ahora el míster ha optado por Diego en una competición en la que está haciendo las cosas muy bien", afirmó. "Creo que gran parte de la culpa de que seamos líderes en la Liga es de Diego. Yo me siento titular en la Champions y en la Copa del Rey. Cada uno lo verá como quiera pero yo lo que intento es, cuando tengo la oportunidad de jugar, hacerlo como lo he venido haciendo en los últimos años".

Las palabras contentan a esos directivos que esperaban ver a Casillas dando carta de naturaleza a su extravagante alejamiento del puesto que corresponde a los ídolos como él. Porque su condición deportiva es perfecta. A sus 32 años, son muchos los compañeros de entrenamientos que dicen que se encuentra "mejor que nunca". Fino como un pájaro, rápido, ágil, seguro, experto. Dicen en el entorno de Casillas que la paternidad le ha brindado aplomo. En Valdebebas señalan que no es su hijo, Martín, quien le cambió, sino los años de Mourinho.

Las palabras contentan a esos directivos que esperaban ver a Casillas dando carta de naturaleza a su extravagante alejamiento del puesto que corresponde a los ídolos como él

"No me siento infravalorado porque la gente me da muestras de aprecio", observó Casillas. "Principalmente tienes que sentirte valorado por ti mismo. Tengo la autoestima muy alta. Gran parte del éxito de la carrera de Iker Casillas se basa en mi autoconfianza".

"Como capitán del Madrid", insistió, "tengo que pedir un poco de respeto para todos los jugadores que forman la plantilla. Eso es lo principal, sea quien sea, y sea cual sea el puesto que ocupe, todos se merecen el máximo respeto. Aquí no hay quien tiene que jugar y quien no. Hay un entrenador que toma unas decisiones y hay que acatarlas. El míster consensuará con sus ayudantes y él mismo pensará quiénes son los que están mejor. Lo que te da Arbeloa no te lo da Carvajal, lo que te da Carvajal no te lo da Arbeloa, lo que te da Coentrão no te lo da Marcelo, lo que te da Marcelo no te lo da Coentrão... Todos son muy diferentes pero muy necesarios. Con los laterales pasa como en los demás puestos. Y con Diego López ocurre igual".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información