Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cantera se suma a la fiesta

El Madrid firma ante el Partizán su enésima paliza de la temporada (80-57), con el debut de Barreiro y la presencia de cuatro canteranos en el equipo por primera vez en una década

Barreiro ante Pavlovic Ampliar foto
Barreiro ante Pavlovic AFP

Un tiro libre de Jonathan Barreiro y un robo de balón de Alberto Martín pusieron el broche a la enésima fiesta del Madrid en el Palacio de los Deportes (80-57, ante el Partizán). La 42ª victoria en 43 partidos, por recordar la memorable secuencia. Los chavales de Laso se sumaron al guateque. Por primera vez en la última década, cuatro canteranos se reunieron en la convocatoria del primer equipo y, entre todos, consolidaron el estado de optimismo de los blancos. Sergio Rodríguez y Llull, con 19 puntos cada uno, se encargaron de firmar la victoria en la primera jornada de la segunda vuelta del top16 para seguir en el liderato compartido del grupo F junto al CSKA.

El dinamismo de Tepic y Kinsey y la aplicación bajo los aros de Lauuvergne, Milutinov y Musli cogieron a contrapié al Madrid en los compases iniciales del encuentro y dibujaron un fugaz espejismo. Con seis puntos consecutivos de sus torres, los de Vujosevic se hicieron con el mando y con un triple de Bogdanovic completaron un inopinado parcial de 0-11 en el minuto cuatro. Sin embargo, si sorprendente había sido la secuencia del Partizán, más aun lo fue la feroz reacción del conjunto de Laso.

Real Madrid, 80 - Partizán, 57

Real Madrid (22+24+15+19): Rudy (6), Mirotic (4), Darden (5), Llull (19) y Bourousis (6) -equipo inicial-, Rodríguez (19), Reyes (9), Díez (4), Martín, Mejri (3), Barreiro (1) y Slaughter (4).

Partizán Belgrado (17+10+13+17): Tepic (2), Lauvergne (9), Milutinovic (8), Bogdanovic (10) y Kinsey (6) -equipo inicial-, Pavlovic (10), Dallo, Gagic (2), Musli (8), Andric (2) y Bezbradica.

Árbitros: Luigi Lamonica (ITA), Nicola Maestre (FRA) y Marcin Kowalski (POL). Milutinovic fue eliminado por cinco personales (min.39).

Palacio de Deportes de Madrid: 11.298 espectadores.

La primera canasta del conjunto blanco tardó cinco minutos en llegar, pero ahí arrancó un demoledor parcial de 30-6 (46-16, en 15 minutos). De nuevo desde la defensa, el subcampeón de Europa encontró su excelsa velocidad de crucero. Tras una serie de 0 de 4 en triples, Rudy Fernández encontró el interruptor desde el 6,75 y encendió la anotación de su equipo. Le bastaron otros cinco minutos al Madrid para desarbolar a su rival y alcanzar los 22 puntos en el primer cuarto con un triple de Sergio Rodríguez sobre la bocina (22-17, m. 10). No se detuvieron los locales, que iniciaron el segundo acto con un 8-0 coronado por otro triple más, este de Llull (6 de 7 de los blancos en su reacción que les llevó hasta el 30-17, m. 13).

Con la batuta de Sergio Rodríguez y el brío de Llull, el Madrid desmintió a lo grande su sesteo inicial. La puntería de los dos bases (con 24 puntos entre ambos al descanso; los 14 del menorquín sin fallo en el tiro) destartaló la defensa del Partizán, incapaz de contener la enésima exhibición de suficiencia de los blancos. Bourousis con una colección de rebotes y un tapón de videoteca sobre Kinsey selló la dimisión del cuadro serbio. Al término del segundo acto, la distancia ya rondaba la frontera de los 20 puntos (46-27, m. 20). La alcanzaron los blancos en el minuto 25 con el cuarto triple de Llull (53-33). A pesar de que no estaba Draper (de baja junto al recién operado Carroll) para tensar el tercer cuarto, el Madrid no faltó a su cita con el espíritu recreativo. Apenas quedó rastro del Partizán, lastrado por la inexperiencia de un grupo demasiado imberbe como para resguardarse del chaparrón. Tan solo Tepic y Pavlovic nacieron antes del año 1990 en el conjunto presidido por Pedrag Danilovic, protagonista junto con Sasha Djorjevic de la histórica conquista europea del ‘Partizán de Fuenlabrada’ en el 92. Eran tiempos prebélicos en los que las camadas cuajaban en equipos imponentes. Ahora no da para tanto. Ni el emergente Bogdanovic, ni el exnba Pavlovic escaparon a los grilletes defensivos del Madrid.

Sergio Rodríguez y Llull alcanzaron los 50 de valoración (25 cada uno) por los 37 de todo el Partizán, los de Laso emplearon el último cuarto para ejecutar una cómoda maniobra de aterrizaje y el técnico aprovechó para hacer debutar al canterano Jonathan Barreiro, que, con 17 años recién cumplidos, se llevó la ovación de los 11.298 espectadores que volvieron a llenar el Palacio. Salió a la cancha a falta de 1m 51s sustituyendo a Rudy y el Madrid acabó el partido con un quinteto formado por Alberto Martín (17 años), Barreiro (17), Dani Díez (20) -tres de los cuatro canteranos junto a Mirotic-, Felipe Reyes y Salah Mejri. Los chavales se suman al guateque.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.