Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía cierra el ‘caso Schumacher’

El fiscal no detecta "ninguna infracción por parte de nadie"

Michael Schumacher Ampliar foto
Michael Schumacher AFP

Michael Schumacher lleva ingresado en el Hospital Universitario de Grenoble desde el pasado 29 de diciembre. Aquel domingo, el heptacampeón del mundo de fórmula 1 había salido de su refugio en la estación de esquí de Méribel, en los Alpes franceses, cuando sufrió un accidente tras perder el control de los esquíes y precipitarse de cabeza contra una roca. Aquella misma tarde y después de un breve paso por una clínica de Moutiers, el mito más grande que ha dado nunca el automovilismo cayó en coma mientras era trasladado al centro médico de Grenoble. Allí, Schumacher fue operado dos veces en 48 horas con tal de eliminar los edemas cerebrales que se le crearon, reducir la presión intracraneal y estabilizarle.

Pocos días después, la Fiscalía de Albertville abrió diligencias para tratar de esclarecer los hechos y dirimir responsabilidades en caso de considerarlo oportuno. En ese sentido, el fiscal Patrick Quincy desveló ayer que la investigación se ha cerrado sin mayor novedad. “No se ha detectado ninguna infracción por parte de nadie. El accidente se produjo fuera de pista. La señalización, las marcas, los postes y la información sobre los límites de la pista se ajustaban a la normativa francesa”, convino Quincy mediante un comunicado.

“La señalización de la pista se ajustaba a la normativa francesa”, concluye el fiscal

La fiscalía analizó las grabaciones de la cámara que Schumi llevaba instalada en el casco en el momento del percance, de unos dos minutos de duración, y el testimonio de los presentes. Según adelantó el ministerio en su primera comparecencia (8 de enero), el alemán descendió hasta una intersección entre dos pistas, una roja y una azul. Siguió por una de ellas hasta salir de los márgenes balizados, se descontroló y se venció hacia adelante. La roca con la que se golpeó se encontraba a ocho metros del borde señalizado y él cayó un metro más allá.

A lo largo de todo este tiempo, la información alrededor de la evolución de Schumacher ha sido controlada en todo momento por su entorno, o al menos ese ha sido su objetivo. A principios de mes, sin embargo, algunos medios de comunicación franceses adelantaron que los médicos habían decidido comenzar a retirarle paulatinamente la sedación para iniciar el proceso de despertarle, circunstancia que horas más tarde fue confirmada por Sabine Kehm, su portavoz.

Esta misma semana, Bild informaba de que el excorredor padecía una neumonía que podía poner en peligro el curso previsto de las cosas, un extremo que Kehm catalogó de mera especulación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información