Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, en manos de los maestros

Tras ceder 0-2 con Alemania este viernes, los de Moyà dependen de Verdasco y Marrero, que juegan este sábado

Tommy Haas y Daniel Brands junto a David Marrero y Fernando Verdasco Ampliar foto
Tommy Haas y Daniel Brands junto a David Marrero y Fernando Verdasco EFE

Dos dobles faltas marcan a fuego el 2-0 con el que Alemania cierra ante España la primera jornada de la ronda inaugural de la Copa Davis.

“Fueron dos errores estúpidos en el quinto set, suficientes para perder el partido”, se lamenta Feliciano López, que remonta una desventaja de dos mangas, neutraliza cuatro bolas de partido y finalmente cae 7-6, 7-6, 1-6, 5-7 y 6-3 ante Florian Mayer porque con esas dos dobles faltas del inicio del quinto set cede su único break del duelo. La derrota del toledano, unida a la de Roberto Bautista frente a Philipp Kohlschreiber (6-2, 6-4 y 6-2), deja al equipo de Carlos Moyà ante un escenario dantesco. España jamás ha remontado un 0-2. Para su supervivencia es imperativo que hoy (13.00, Tdp) Fernando Verdasco y David Marrero, maestros de maestros en 2013, se impongan en el dobles frente a Tommy Haas y Kohlschreiber, que una hora antes del partido reemplazó a Daniel Brands.

Pasa el viernes. “El otro día me puse delante de ellos y pasé miedo”, dice el seleccionador antes de que retumbe el Fraport Arena. “Ellos” son los campeones de la Copa de Maestros, dos tipos que pegan duro. España lleva toda una vida buscando una pareja como la de Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal, que llegaron a ser los mejores del mundo. Tras tanto tiempo probando combinaciones, Moyà se encuentra ante una situación impensable: puede elegir entre los maestros de maestros de 2013 (Verdasco y Marrero) y los de 2012 (Granollers y López, con récord negativo en la Davis). Para La Roja, lo nunca visto.

Fueron dos errores estúpidos en el quinto set, suficientes para perder el partido

Feliciano López

“Fernando y David tienen su juego muy estudiado”, explica Albert Costa, el director deportivo de la Federación. “Aunque Marrero nunca ha jugado la Davis, Fernando puede ayudarle porque tiene mucha experiencia en la competición”, añade. “En la red se mueven muy rápido, sacan bien los dos y restan. Son una pareja muy compacta, que tira muy fuerte con la derecha”.

El viernes, Verdasco se entrena con unas gafas futuristas y haciendo pareja con Costa. Al otro lado de la red, Marrero y Moyà les aprietan. Las correcciones son constantes. Por contraste con otras duplas, son sorprendentes los consejos que se ofrecen los dos en público. Se piden no abusar de los globos. Se animan a entrar de revés, el golpe natural, en lugar de apostar por el drive invertido, más espectacular y menos efectivo. Hablan de solidez, de márgenes, porque este es un dúo que entiende el tenis como un deporte de “porcentajes”, en el que la apuesta por el riesgo pierde frente a la consistencia.

Bautista cedió con Kohlschreiber y Feliciano con Mayer tras salvar cuatro bolas de partido

“No hay grandes secretos”, explica Verdasco. “En estas pistas, los partidos son igualados. Complicados. Intentamos jugar con nuestras bazas: nuestro saque, nuestras derechas, nuestra variedad. Jugamos con un porcentaje alto, este es un deporte de porcentajes. Nos sentimos cómodos con esto, sea la superficie que sea”.

En Fráncfort, donde Feliciano disparó 32 aces mientras buscaba la remontada, España se juega no volver a luchar contra el descenso, como en 2013. Quedan tres partidos y solo le valen tres victorias. Esperan Kohlschreiber y Haas. Como dijo el exnúmero dos: “El dobles es como un matrimonio, no te haces muchas preguntas, te conoces. Ese es el caso de los españoles. Nosotros no somos ese tipo de pareja. Creo que tenemos más preguntas y respuestas que hacernos este fin de semana”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información