Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El valor de una lección

Pablo Larrazábal, a quien su padre mandó a trabajar a una piscifactoría para madurar, se impone ante Mickelson y McIlroy

Jiménez y McIlroy felicitan a Pablo Larrazábal. Ampliar foto
Jiménez y McIlroy felicitan a Pablo Larrazábal.

Ahora que disfruta de la fama que supone ganar en Abu Dabi ante Phil Mickelson y Rory McIlroy, números cinco y siete del mundo, Pablo Larrazábal (Barcelona, 1983) recuerda cuando comenzaba a trabajar a las siete de la mañana en Tinamenor, la piscifactoría de su padre, en el pequeño pueblo cántabro de Pesués, cerca de la ría y de San Vicente de la Barquera. “Lo recuerdo con dureza”, explicaba ayer a este periódico en medio de la celebración en el emirato; “trabajar en Cantabria a las siete era duro. Pero me hizo saber lo que cuesta ganarse el pan, entender que somos unos privilegiados. Me hizo ser humilde”.

Aquellas horas entre el pescado siguen hoy presentes en él. A la empresa entró tras estudiar en la escuela secundaria en Estados Unidos y antes de hacerse profesional. Su bolsillo no lo necesitaba. Su formación, sí. Fue la lección que quiso enseñarle su padre, Gustavo, dueño de la piscifactoría y exgolfista venezolano que disputó con su país la Copa del Mundo. Descendientes por parte de madre de los fundadores del Banco Sabadell, a los hermanos Larrazábal, Alejandro (cuatro años mayor) y Pablo, no les faltaron facilidades. Alejandro brilló pronto: campeón del British Amateur de 2002. Pero, cegado por los focos, se apagó muy pronto, y poco más se sabe excepto que ha sido caddie de Olazábal en el Masters de Augusta.

RESULTADO FINAL

1. Pablo Larrazábal (ESP) 274 (69+70+68+67) (-14)
2. Rory McIlroy (IRN) 275 (70+67+70+68)
+. Phil Mickelson (USA) 275 (73+70+63+69)
4. George Coetzee (RSA) 276 (68+70+72+66)
+. Rafa Cabrera-Bello (ESP) 276 (67+68+73+68)
6. Joost Luiten (HOL) 278 (68+70+72+68)
7. Johan Carlsson (SWE) 279 (73+70+71+65)
8. Robert Kasrlsson (SWE) 280 (73+67+72+68)
+. Stephen Gallacher (ESC) 280 (70+73+68+69)
-----
10. Miguel Angel Jiménez (ESP) 281 (73+68+67+73)
19. Sergio García (ESP) 282 (76+68+70+68)
31. Emiliano Grillo (ARG) 284 (72+72+70+70)
+. Ricardo González (ARG) 284 (71+66+74+73)
+. Alvaro Quirós (ESP) 284 (71+70+70+73)
49. Alejandro Cañizares (ESP) 287 (71+69+76+71)

El padre tomó nota y mandó a Pablo a mancharse las manos con el pescado antes de coger los palos de golf. Quería que aprendiera a ganarse el sueldo. Así fue. En 2008 logró el Open de Francia y fue el mejor novato del circuito europeo, repitió en 2011 en Múnich y ayer en Abu Dabi se doctoró con un golpe de ventaja ante McIlroy y Mickelson, mientras que Rafael Cabrera-Bello fue cuarto y Miguel Ángel Jiménez, décimo. “Este torneo es especial por lo que supone y contra quién he ganado. Trabajé muy duro”, decía tras un putt final de cinco metros.

La victoria le lanza entre los 55 mejores del mundo, le sitúa en la lucha por clasificarse para la Ryder y reafirma el tirón español en Asia en los últimos meses: Fernández-Castaño en Shanghái, Jiménez en Hong Kong, Sergio García en Tailandia y Larrazábal en Abu Dabi. El próximo reto del catalán son los grandes: ocho participaciones, cuatro fuera del corte y un 30º puesto en el Open Británico como mejor tarjeta. Él explica así su evolución: “La victoria en 2008 fue la del talento; la segunda me demostró que podía creer en mí; esta es el triunfo de un equipo”. Lección aprendida.

Más información