Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thiago dirige un vendaval

El Bayern Múnich, con el exazulgrana como mediocentro único, vapulea al Bremen (0-7) en la mayor goleada de la era Guardiola

Thiago Alcántara, celebra uno de los goles del Bayern
Thiago Alcántara, celebra uno de los goles del Bayern AFP

Con Lahm lesionado y Javi Martínez en el banquillo, Guardiola le entregó el centro del campo a Thiago ante el Werder Bremen (0-7). Jugó sin escolta el mediocentro hispano brasileño, apenas ayudado por Kroos, casi siempre unos metros más adelantado. El resultado fue la mayor goleada del Bayern en la era Pep, que había ganado un par de partidos por 5-0 ante el Viktoria Pilsen en la Champions y el Schwarz Weib-Redhen en la Copa alemana. Esos siete goles a domicilio pudieron pasar de la decena si Mandzukic, un gol, hubiera estado más acertado. Mulongoti, en propia puerta, Van Buyten, Ribéry por dos veces, Müller y Götze completaron la goleada ante una de las defensas más débiles de la Bundesliga.

La única ocasión en la que Guardiola había alineado a Thiago como referente único fue en la única derrota sufrida a finales de agosto en la final de la Supercopa alemana ante el Dortmund (4-2). Al poco llegó la lesión de tobillo que le tuvo apartado hasta hace un par de semanas. En la última jornada, ante el modesto Eintracht Braunschweih, Thiago ya fue titular, pero jugó con Javi Martínez. Ayer se vio a un jugador muy cómodo como principal referente para hacer jugar y dar equilibrio a un equipo cuya movilidad de sus jugadores de arriba, en un constante cambio de posiciones de sus jugadores más ofensivos, fue una tortura imparable para los jugadores del Bremen. Se vio a Thiago suelto en el pase, siempre bien colocado y tratando de ordenar la circulación, incluso con gestos para señalar por dónde debía transcurrir cuando la pelota no pasaba por él. Su recuperación y esa jerarquía tan natural que enseñó es una buena noticia para Del Bosque ante las dudas que genera Xavi a siete meses del Mundial.

En el otro duelo clave de la jornada en la Bundesliga, el Bayer Leverkusen venció a domicilio al Borussia Dortmund (0-1) y se consolidó como segundo clasificado a cuatro puntos del Bayern. El conjunto de Klopp se distancia ya a 10 puntos del liderato.

El Manchester no levanta cabeza

En Inglaterra, el Manchester United sigue sin levantar cabeza. Esta vez fue el Newcastle (0-1) el que se llevó los tres puntos de Old Trafford con un gol del francés Cabayé. Las Urracas no ganaban en el campo de los red devils desde 1972. Los jugadores del United se quejaron de un penalti no señalado, pero el juego volvió a ser la gran asignatura pendiente de su entrenador, David Moyes, que no acaba de lograr que el equipo de sensación de tener claro a qué juega.

Otra derrota sonada fue la del Chelsea que cayó en casa del modesto Stoke City (3-2). Un gol en el último minuto de Oussama Assaidi tumbó al equipo de Mourinho en una jornada en la que también fue sacudido otro de los banquillos de los grandes, el del Manchester City de Manuel Pellegrini, que no pasó del empate en su vista al Southampton (1-1). Si el Arsenal se impone mañana al Everton habrá puesto tierra de por medio con siete puntos de ventaja sobre el Liverpool, que ganó 4-1 al Cristal Palace, y Chelsea, y ocho sobre el City.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.