Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miedo escénico en el Palacio

El Madrid arrolla al Zalgiris (95-67) con otra exhibición en defensa y ataque liderada por Rudy Fernández (16 puntos y siete asistencias)

Rudy Fernández supera a Pocius Ampliar foto
Rudy Fernández supera a Pocius AFP

Nada altera la coreografía del baile madridista. Ningún rival encuentra el paso para seguir el ritmo del conjunto blanco, ni siquiera para trastabillarlo. Un irrefrenable frenesí baloncestístico que en la sexta jornada de la Euroliga se llevó por delante al Zalgiris. 11.429 espectadores sacaron entrada para una función en la que, por el momento, nadie cuestiona el equipo triunfador de la noche sino la diferencia por la que llegará la victoria y el número de mates, asistencias y triples de los que van a disfrutar a lo largo de 40 minutos de fiesta.

El Palacio de los Deportes se ha apropiado del miedo escénico que acuñó el Bernabéu. Los rivales del Madrid arrancan con cara de susto y acaban con gesto de impotencia, abrumados por la excelencia de un equipo de época. 95-67 fue el resultado final, la octava victoria por más de 20 puntos en los 14 triunfos del conjunto de Laso en lo que va de curso. Rudy Fernández, con 16 puntos y siete asistencias; Mirotic, con 17 puntos; y Sergio Rodríguez, con 15, volvieron a lucir frente al aro rival mientras Bourousis y Slaughter resguardaron con bravura el propio.

R. Madrid, 95; Zalgiris, 67

Real Madrid (28+28+23+16): Rudy (16), Mirotic (17), Darden (8), Llull (10) y Bourousis (9) -cinco inicial-, Draper, Rodríguez (15), Carroll (5), Díez (3), Slaughter (6) y Mejri (6).

Zalgiris Kaunas (14+18+21+14): Pocius (9), Lipkevicius (4), Jankunas (5), Javtokas (5) y Dentmon (16) -cinco inicial-, Cizauskas (4), Vene (2), Klimavicius (4), Jasikevicius (2), Milaknis (12), Kupsas y Lavrinovic (4).

Árbitros: Ilija Belosevic (SRB), Spiros Gkontas (GRE) y Marko Juras (SRB). Sin eliminados.

11.429 espectadores en el Palacio de los Deportes.

La hiperactividad de Llull y de Darden protagonizó la puesta en escena de los blancos. El alero californiano, efervescente ante su exequipo, afinó puntería desde el perímetro y anotó dos de los cuatro triples de su equipo en el primer cuarto que sellaron el primer estirón local (28-14, m. 10). Al tiempo, Mirotic y, sobre todo Rudy, cargaron de puntos el plan del Madrid y Bourousis –sin el apoyo de Felipe, baja por una sobrecarga en el cuello- echó el cerrojo bajo su aro (25 de los 29 rebotes blancos fueron en defensa).

La salida a pista de Sergio Rodríguez tuvo un doble efecto. Desató de nuevo el cuentakilómetros de su equipo y encendió un intenso pique con Justin Dentmon. El base estadounidense forzó una falta antideportiva del Chacho, anotó canastas estratosféricas y sostuvo ilusoriamente a los suyos a una distancia prudencial hasta que el paso de los minutos y los grilletes de Draper le bajaron la fiebre. El Zalgiris era solo Dentmon y el Madrid, como siempre, era una manada. Con su habitual intensidad atrás y los cambios en defensa los de Laso superaron los 20 puntos de ventaja justo antes del descanso (56-32, m. 20). Cuando comenzaba a arreciar la tormenta, Stombergas decidió resguardarse bajo sus techos más baqueteados, Lavrinovic, Javtokas y Jankunas (14 puntos entre los tres por 17 de Mirotic). Pero ninguno de los tres fue capaz de contener el brío competitivo de Slaughter que elevó desde la defensa las prestaciones del Madrid en el tercer cuarto más allá la frontera de los 30 puntos (65-33, m. 24). Se apagó Dentmon y se encendió Sergio Rodríguez con una secuencia de triples que acabó por desanimar al Zalgiris en su intento de maquillar el marcador. No fluían los alley oop pero no paró el rodillo. “Se puede seguir mejorando”, insistió Laso tras el partido con su ampliación de contrato hasta 2016 recién firmada.

Spanoulis hunde a Unicaja

El Unicaja se complicó el pase a la siguiente fase de la Euroliga al perder en Málaga ante el Olympiacos (74-82) tras ir por delante durante tres periodos, pero en el último cuarto el escolta griego Vassilis Spanoulis, con cuatro triples consecutivos, se erigió en el protagonista del encuentro.

Ficha técnica:

Unicaja: Granger (6), Toolson (2), Suárez (10), Caner-Medley (11) y Vázquez (6) -cinco inicial-; Sabonis (4), Vidal (-), Calloway (10), Kuzminskas (8), Dragic (6) y Hettsheimeir (11).

Olympiacos: Spanoulis (21), Mantzaris (4), Lojeski (19), Perperoglou (8) y Printezis (8) -cinco inicial-; Petway (3), Law (3), Dunston (13), Sloukas (3), Begic (-) y Katsivelis (-). -

Parciales: 23-20, 23-21, 19-21, 9-20.

Árbitros: Cerebuch (ITA), Rocha (POR) y Pastusiak (POL). Eliminaron por faltas personales a Petway por parte del Olympiacos.

Pabellón: Martín Carpena. 7.100 espectadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.