Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AMA también persigue a los pilotos

Anthony West, inhabilitado durante 18 meses por un positivo del 2012, a pesar de que la Federación le sancionó solo un mes

A finales de la temporada pasada Anthony West pasó de la felicidad al descrédito. Solo unos días después de subirse a podio en Phillip Island, la penúltima carrera del Mundial de Moto2, se supo que había consumido methylhexaneamina, una sustancia estimulante que infringe el código de la Federación de Internacional de Motociclismo (FIM) y que está incluida en la lista de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). El piloto del equipo catarí QMMF, de 32 años, había dado positivo en un control tras el Gran Premio de Francia, celebrado el 20 de mayo de 2012, en el que terminó en séptima posición. Si bien, pese al impacto inicial de la noticia, el corredor australiano respiró al conocer la sanción que le imponía la Federación Internacional de Motociclismo (FIM): un mes de suspensión y la descalificación de aquella carrera en Le Mans.

Eso significaba que no podría competir en pruebas organizadas o autorizadas por la FIM o federaciones afiliadas a la misma, ya fueran nacionales o internacionales. Tratándose, sin embargo, de la penúltima cita del año, la penalización no afectó demasiado a West, que este curso ha vuelto a correr con el equipo catarí en la categoría de Moto2. Aunque, a diferencia del año pasado, cuando sumó dos segundos puestos, no se ha subido al podio ni una vez este 2013. Le hubiera dado lo mismo, sin embargo, puesto que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha estimado parcialmente un recurso presentado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que pedía ampliar a dos años el castigo. El TAS ha decidido finalmente imponerle al piloto 18 meses de inhabilitación, algo menos de lo que pedía Antidopaje, aunque una sanción sustancialmente más dura que la impuesta en su día por la FIM. Consideró el Tribunal que las circunstancias del caso y los efectos del estimulante, “que no son insignificantes en competición”.

West argumentó en su defensa que había consumido la sustancia en una bebida energética que adquirió, preparó y consumió con el convencimiento de que no contenía ningún tipo de producto prohibido, ya que la compró en una tienda nutricional, según informa el TAS en un comunicado enviado la tarde de este viernes. La sanción incluye el mes que ya ha cumplido de inhabilitación y empieza a contar a partir del día en que se tomó la muestra, en mayo del 2012, por lo que al piloto se le invalidan todos los resultados logrados desde entonces (desde la carrera de Le Mans del 2012 y toda la temporada 2013), pero podrá empezar a preparar con normalidad el curso siguiente.

El chico, un veterano de la categoría, que fue piloto de Kawasaki en MotoGP en las temporadas 2008 y 2009, dio positivo por una sustancia, conocida como aceite de geranio, pues procede de esta planta, que posee un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central. Tiene propiedades diuréticas y se utiliza como suplemento dietético. Figura entre los estimulantes específicos de la Agencia Mundial Antidopaje, con lo que no tiene sanciones elevadas (la sanción máxima es de dos años, la que pedía la AMA). Además, según explicaba en su día, consultado por este diario, el director médico de la IAAF, Juan Manuel Alonso, la methylhexaneamina se encuentra en ocasiones en suplementos deportivos aunque su presencia no está especificada. Es un estimulante moderno, menos fuerte que las anfetaminas pero más que la efedrina, y presente, por ejemplo, en los anticatarrales.

El de West fue el primer caso de dopaje en el Mundial de motociclismo en la última década. Aún así, la Agencia Mundial Antidopaje tiene al motociclismo en el punto de mira: el porcentaje de positivos en las estadísticas del año 2011 (las últimas a las que ha tenido acceso este periódico) es mayor en el motociclismo (2,36%) que en otros deportes señalados como el atletismo (0,98%) o el ciclismo (1,68%). A pesar de ello, apenas se conocen sanciones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.