Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo el Sevilla jugó el derbi

Rotundo triunfo del equipo de Emery ante un Betis muy endeble y sin respuestas

Vitolo marca el tercer gol del Sevilla. EFE

No necesitó el Sevilla su mejor versión para desmontar a un Betis sin respuestas. Triunfo incontestable del conjunto sevillista, que gozó de un derbi feliz para golear a su eterno rival. Crece el Sevilla, que se dio un baño de autoestima y persigue los puestos europeos. El Betis, colista, se despeña en lo más profundo de la tabla con una imagen muy pobre. Entre el desorden tremendo que fue el equipo verdiblanco, la desconcentración de sus futbolistas y los errores de algunos de ellos, emergió Reyes, quien a su ritmo alteró la frágil estructura del Betis. El equipo verdiblanco ofreció un verdadero catálogo de los defectos que adornan al último clasificado: nervios, expulsiones, errores, falta de ideas y conceptos defensivos muy flojos.

El caldo de cultivo perfecto para que el Sevilla destrozara otra vez a su rival, convirtiéndolo en un juguete roto, hasta el punto de gozar de ocasiones para lograr un resultado incluso de mayores dimensiones. No se entendieron bien algunas decisiones de Mel, que colocó de titulares a jugadores que apenas han jugado, caso de Steinhofer o Didac.

Emery ganó la partida táctica con la inclusión de Reyes. El utrerano se sacó un pase de la chistera a los dos minutos para dejar solo a Bacca ante Sara. El portero argentino del Betis, irregular y blando, apenas pudo hacer nada ante el remate a media altura del colombiano. Reyes desmontó una y otra vez el entramado del Betis con sus pases en profundidad. Como suele ser norma en los últimos derbis, el Sevilla se adelantó rápido en el marcador. El Betis, un flan, se fue rehaciendo con el paso de los minutos, sobre todo porque tampoco el equipo de Emery es capaz de mantener un ritmo alto de partido si Rakitic no participa. El croata, cascado por los partidos de su selección, apenas ofreció muestras de su calidad.

SEVILLA, 4-BETIS, 0

Sevilla: Beto; Diogo, Fazio, Carriço, Alberto Moreno; M’bia, Iborra; Reyes (Perotti, m. 70), Rakitic, Vitolo (Jairo, m. 85) y Bacca (Gameiro, m. 76). No utilizados: Varas; Coke, Fernando Navarro y Cala.

Betis: Sara; Juanfran, Paulao, Amaya, Didac; Xavi Torres, Nono, Verdú; Steinhofer (Jordi, m. 46), Molina (Matilla, m. 68) y Vadillo (Rubén castro, m. 59). No utilizados: Andersen; Nacho, Juan Carlos y Chuli.

Goles: 1-0. M. 2. Bacca. 2-0. M. 43. M’bia. 3-0. M. 58. Vitolo. 4-0. M. 88. Iborra.

Árbitro: Estrada Fernández. Expulsó a Paulao por doble amonestación (m. 42). Amonestó a Vadillo, Paulao, Nono, Reyes, Xavi Torres y Matilla.

Ramón Sánchez Pizjuán. Unos 40.000 espectadores.

Nono se sacó un tirazo desde fuera del área que dio en el palo, pero los argumentos del Betis eran muy escasos, con Molina tocado, Verdú desaparecido y una defensa de plastilina. Acostumbrado a hacerse sangre, Paulao cometió un error doloroso al ver dos tarjetas en un minuto. Una por protestar y otra por derribar a Reyes a continuación. Rakitic sacó de falta y M’bia aprovechó la ingenuidad del Betis para encarrilar el encuentro para los suyos. Remató marcado por un lateral como Juanfran, más bajo que él, y el meta Sara se tragó el balón para coronar el cúmulo de despropósitos verdiblancos. El derbi quedaba prácticamente decidido.

Con el Betis roto, Vitolo hizo el tercero y los acercamientos del Sevilla fueron continuos ante la fiesta en la que se convirtió Nervión. La grada reclamó la repetición de la manita del derbi de la pasada temporada y el 5-0. Llegó el cuarto, obra de Iborra, y el derbi acabó, como el pasado curso, en fiesta del sevillismo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >