Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pívot más hábil de la NBA

Pau Gasol protesta una jugada Ampliar foto
Pau Gasol protesta una jugada REUTERS

Creo que Pau Gasol es el pívot más hábil de la NBA. Creo que los Lakers deberían darle el balón a Gasol todas las veces en la pista. Creo que los jugadores que no le den el balón a Gasol deberían ser castigados con palos puntiagudos y con la eliminación de privilegios para las zapatillas de la ducha.

¿Pero creo estas cosas por alguna buena razón? Porque podría ocurrir que idealizo a Pau Gasol porque viví en España durante mucho tiempo, porque él y yo tenemos el mismo color de piel o porque escribo para un periódico español y sé que poner verde a Gasol en este espacio sería como burlarse de unos amantes de los animales en el zoo.

Creo que es una opinión objetiva, pero tengo una serie de prejuicios y es difícil determinar dónde empiezan y dónde acaban esos prejuicios. Entonces, ¿qué deberíamos hacer? Bien, vayamos a las estadísticas, porque las estadísticas nunca mienten. Pau Gasol ha promediado 18,3 puntos por partido en su larga carrera en la NBA.

Ahora, piensen en estos números: 14,9; 14,5; 14,3. Y luego en estos: 20,4; 20,8; 18,9. La primera serie corresponde a las tres medias más altas de intentos de tiro por partido de Gasol. La segunda es la de las cifras de puntos por partido correspondientes a esos años. Estas estadísticas dan a entender que Pau Gasol solo está limitado por el número de tiros que realiza; si lanza más de la media, anota más de la media.

A los Lakers les convendría apostar por Gasol porque el resto del equipo parece sacado de la segunda división turca

Pero luego (añadan un sonido triste de trombón) está la realidad que hay detrás de esos números. El más reciente de esos pares (14,3/18,9) corresponde al medio año que Gasol pasó en los Grizzlies de Memphis antes de ser traspasado esa temporada a los Lakers. Hace seis años. Podría ser que el tiempo haya hecho tantos estragos en Gasol desde entonces que ya no sea capaz de tener constantemente un rendimiento tan fantástico.

Nuestros prejuicios nos pueden convertir en mentirosos, pero las estadísticas pueden ser más peligrosas: nos convierten en mentirosos con números que nos respaldan. Así que, ¿dónde nos deja eso? Me temo que en el punto donde empezamos: donde la presión la tienen ustedes.

Cuando veo jugar a Pau Gasol, no veo que su habilidad haya disminuido apreciablemente. Nunca ha dependido solo de su capacidad atlética, por lo que la edad le afecta menos que a la mayoría de los jugadores. Creo que a los Lakers les convendría apostarlo todo por él porque el resto del equipo parece sacado de un club turco de segunda división. Y, por desgracia, ustedes deben decidir si creen en mi criterio. Creo que ese criterio es bastante fiable ya que se basa en una carrera de un par de décadas jugando al baloncesto. Pero podrían afirmar que ese criterio está sesgado por el deseo de este periódico de vender espacio publicitario.

No envidio su tarea.

La buena noticia es que, dentro de poco, nada de esto importará. Porque dentro de poco, volverá Kobe Bryant. Y tanto si confían en mi criterio como si no, todos sabemos que un Kobe Bryant con algo que demostrar es un Kobe Bryant que no va a dejar que un maldito español lance todos los tiros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.