El Valencia frena un acuerdo con Guinea

La Fundación del club firmó un convenio con la federación africana que ahora califica de “protocolo de intenciones”

Aurelio Martínez, Presidente de la fundación del Valencia, junto a Amadeo Salvo, presidente del club
Aurelio Martínez, Presidente de la fundación del Valencia, junto a Amadeo Salvo, presidente del clubMÓNICA TORRES

Es un “convenio marco” por el que la Fundación del Valencia CF y la federación guineana de fútbol se comprometen a desarrollar proyectos de interés común “en el ámbito socio-solidario, formativo y del deporte”. Lo firmaron la semana pasada, pero el Valencia ya se ha arrepentido y dice que se trata solamente de un “protocolo de intenciones”, “muy genérico”, “informal”, que no irá más allá. Es su reacción tras la cascada de indignación levantada en España ante el amistoso esta noche de La Roja en Malabo frente a la selección de Guinea Ecuatorial, por lo que supone de respaldo al régimen del dictador Teodoro Obiang.

El primer contacto se produjo hace ya años, cuando Lobo Diarte [ya fallecido] entrenaba a Guinea y el director general de Deportes de ese país africano era Emilio Oñebuela, que había estudiado en Valencia y está muy ligado a Ruslan Obiang, uno de los hijos del dictador, muy aficionado al fútbol y muy unido también a la capital valenciana. Aunque el compromiso se firmó con Domingo Mituy, actual presidente de la federación guineana de fútbol.

La Fundación del Valencia necesita generar ingresos propios. Le urge. Entre otras cosas para devolver un préstamo de 81 millones a Bankia concedido en 2009 para comprar el 70% de las acciones del club (y avalado en su día por la Generalitat presidida por Francisco Camps, un aval validado ayer por el Tribunal Superior de Justicia valenciano). Así que la Fundación, cuyo presidente es el catedrático Aurelio Martínez, exconsejero socialista de Economía de la Generalitat, ha impartido cursos formativos en diferentes partes del mundo a cambio de un dinero. “Tenemos una escuelita en Egipto”, explicaron ayer desde la Fundación. Y en esa línea iba la idea de Guinea Ecuatorial, frenada ahora por la airada reacción de los medios de comunicación españoles ante la visita de La Roja a Malabo. Desde la Fundación del Valencia, lo achacan “al fuerte lobby de la oposición [guineana] en Madrid”. Y también se quejan de “la hipocresía” reinante en España al recordar los lucrativos acuerdos de clubes españoles con China, Arabia Saudí o Catar, que tampoco son un ejemplo de respeto de los derechos humanos. “El Madrid también tuvo algún acuerdo con Guinea”, se lamentan. E insisten en que no hay dinero de por medio ni posible indemnización a pagar por parte del Valencia si el “convenio marco” se quedara, como apuntan, en agua de borrajas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS