Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia, sin remedio

La mediocridad supera al conjunto de Djukic y empata en Mestalla ante un Valladolid a punto de ganar (2-2)

Los jugadores del Valencia marcan a los del Valladolid DIARIO AS

Desquiciado el Valencia de pies a cabeza, sin constancia ni personalidad, el Valladolid se marchó de Mestalla con la sensación de haberse dejado la victoria. No le faltó ambición a JIM en el último tramo, al dar paso a Osorio y Rama, pero careció de convencimiento. El cuadro de Djukic se ha instalado en una vulgaridad rampante difícil de abandonar. El control valencianista de la primera parte se evaporó en la segunda, alargándose el equipo inexorablemente, corriendo mal y a destiempo, sin que los cambios de Djukic corrijan la deriva. Pese a los recientes triunfos ante el Getafe y el Saint Gallen, es un conjunto sin relato, sin rumbo ni identidad.

JIM trasladó en la primera parte el modelo de su Levante al Valladolid: equipo muy estructurado sin el balón y un alto índice de efectividad. Una sola vez remató a puerta, un gol. Impecable cabezazo de Javi Guerra, marcando todos los tiempos, a un centro desde la derecha del colombiano Alcatraz, un guante en el pie derecho.

VALENCIA, 2-VALLADOLID, 2

Valencia: Guaita; Barragán, Ricardo Costa, Mathieu, Bernat; Pabón, Javi Fuego, Parejo, Ever Banega (Canales, m. 46), Piatti (Feghouli, m. 58); y Alcácer (Postiga, m. 73). No utilizados: Jaume, V. Ruiz, J. Pereira, Romeu.

Valladolid: Mariño; Alcatraz, Rueda, M. Valiente, Peña; Sastre, Alvaro Rubio (Baraja, m. 86), Rossi; Larsson (Osorio, m. 82), Javi Guerra, Berdich (Rama, m. 77). No utilizados: Jaime, Rukavina y Heinz.

Goles: 0-1. M. 8. Javi Guerra, de cabeza. 1-1. M. 29. Pabón, de fuera del área. 1-2. M. 49. Alcatraz. 2-2. M. 75. Feghouli.

Árbitro: Delgado Ferreiro. Amonestó a Mariño, Alcácer, Álvaro Rubio, Rueda, Rossi y Sastre.

El Valencia no perdió la paciencia en este primer acto, puesta a prueba el penalti errado por Ever Banega en el minuto 4. Quiso apurar demasiado a la escuadra derecha de Mariño. Levantó un palmo de césped y envió alta la pelota. Otra vez Parejo se encargó de explorar todas las opciones de ataque, limitada por la escasa brillantez de sus atacantes. La compensó en parte Pabón con un disparo escupido desde unos 30 metros desviado por algún defensa que despistó a Mariño.

El Valencia comenzó alegre el segundo tiempo, convencido de que la entrada de Canales por Ever Banega animaría su zona de tres cuartos. Lo apagó el martillo de Alcatraz al empalar raso y cruzado un mal rechazo de Mathieu, que había despejado con el trasero. Tampoco Bernat acudió a cerrar como debía.

Otra vez se le empinó el partido al Valencia, que cayó en el desánimo cuando el Valladolid comenzó a amasar mucho más el balón. Gracias al magnífico juego de espaldas a la portería de Javi Guerra, muy superior a su marcador, Ricardo Costa.

El Valencia empezó a desesperarse, a perder la posición, a recibir los reproches de la grada. El Valladolid parecía convencido de que el encuentro era suyo cuando cayó víctima de esa impresión de superioridad. Se marchó al ataque y permitió una contra clara valencianista. Postiga favoreció la salida por la izquierda de Canales, cuyo preciso centro remató de primeras con la zurda Feghouli.

Ni siquiera el empate a falta de un cuarto y la perspectiva de remontar sirvió para que el Valencia salvara sus limitaciones. Hundida su defensa y castigada por errores de Regional, muy alejada además de su centro del campo, el conjunto de Djukic no logró enlazar dos ataques seguidos. JIM olió la debilidad defensiva rival con Osorio y Barra, pero Guaita desvió el disparo colocado del colombiano. Mestalla asiste impasible a una exhibición tras otra de mediocridad.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >