Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viento del Este para la Volvo

La participación del equipo chino Team Dongfeng en la próxima edición reafirma el impulso hacia el estratégico mercado asiático

Jie Qin, responsable de Dongfeng, y Knut Frostad, director de la Volvo.
Jie Qin, responsable de Dongfeng, y Knut Frostad, director de la Volvo.

En China no tienen acceso a Facebook. Ni a Youtube. Pero tienen sus canales propios. Y por esa puerta intenta entrar con fuerza la Volvo Ocean Race, la Vuelta al Mundo a vela, a partir de la próxima edición, que comienza en octubre de 2014. La llave será la participación del equipo chino Team Dongfeng, la tercera de un conjunto de este país en la regata, después del proyecto chino-irlandés Green Dragon en 2008 y de Team Sanya en 2011.

El reto esta vez es dar un paso más. Solo dos navegantes chinos, Guo Chuan y Teng Jianhe, uno en cada edición, han soltado amarras hasta ahora. El objetivo es que en 2014 sean tres, además de un equipo de tierra chino, con el fin de crear en el futuro “una campaña cien por cien china”, como afirmó ayer el director del equipo, el francés Bruno Dubois.

China comienza a abrirse a la vela oceánica. En la próxima prueba repetirá Sanya como una de las escalas, como en 2011-12 tras el experimento inicial de Qingdao (sede olímpica) en 2008. Y comienza a sembrarse la semilla de una cantera de regatistas. “Nuestra prioridad es el reclutamiento y el entrenamiento de los navegantes chinos”, explica Dubois; “queremos dejar un legado que motive a los chinos a apoyar y seguir el deporte de la vela”.

Será la tercera participación de un conjunto chino en la Vuelta al mundo, y hasta han intervenido dos regatistas del país asiático

“China pesa mucho, es un mercado enorme, espectacular”, analiza Íñigo Aznar, director de Desarrollo de negocio de la Volvo. “Económicamente, es un punto estratégico, abre toda la puerta del mercado asiático”. El portal web líder en China, SINA, publicó en la pasada edición 330 artículos, un 263% más que en la anterior, la audiencia televisiva acumulada fue de 719 millones de espectadores, el impacto económico total fue de 88 millones de euros y 380.000 personas visitaron el puerto de Sanya. “Hay que mejorar los datos de penetración en China y asentar la cobertura”, se propone Aznar.

“Para las posibilidades de un proyecto español es una buena noticia”, analiza Pedro Campos; “es el gran escaparate. Las empresas españolas están interesadas en ese mercado. Cualquier patrocinador mira la rentabilidad que sumará su marca si es visible allí. Todos quieren estar en el mercado chino por el volumen de negocio que mueve”.

Para las posibilidades de un proyecto español es una buena noticia

Pedro Campos

El equipo chino tiene el respaldo económico de Dongfeng Commercial Vehicle, y será gestionado por OC Sport, una de las empresas líderes en vela y que ha organizado campañas como los récords de Ellen MacCarthur. Es el tercer barco en confirmar su presencia en la salida de la prueba el próximo año desde Alicante, tras el conjunto femenino sueco Team SCA y Abu Dhabi. La organización espera al menos siete participantes —el séptimo barco, todos de diseño único, se está construyendo ahora—.

“Existe un proverbio chino que dice: ‘Todo está preparado, sólo necesitamos el viento del este”, comentaba Knut Frostad, director general de la regata, “y Dongfeng significa Viento del Este”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información