Scolari: “Le ofrezco a Diego Costa ser hexacampeón mundial”

El seleccionador brasileño presiona al delantero del Atlético para que acepte jugar con la Canarinha en lugar de con España

Diego Costa celebra un gol con el Atlético.
Diego Costa celebra un gol con el Atlético.CLAUDIO ÁLVAREZ

“Le ofrezco a Diego Costa la posibilidad de ser hexacampeón del mundo, porque Brasil lo va a ser. Decide él”. El seleccionador brasileño, Luiz Felipe Scolari, intenta que Diego Costa desista de la posibilidad de jugar para España. Lo último han sido estas declaraciones.

Scolari y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) llevan una semana realizando gestos para tratar de evitar que Costa se les escape. Lo primero que hizo Scolari fue decir que Costa estaba en una lista de 45 preseleccionados para el Mundial. Después, la CBF anunció que daría la convocatoria para los amistosos del 15 y del 19 de noviembre ante Honduras y Chile el 31 de octubre para adelantarse a la de Del Bosque, que la dará el 8 de noviembre. Lo siguiente fue mandar un escrito a la FIFA, aunque esta lo negó, anunciando que convocaría a Costa para esos dos bolos en Canadá y Estados Unidos. El viernes por la tarde, la CBF colgó en su web un extraño anticipo de la convocatoria para esos partidos en los que solo figuraban Costa y otros cuatro jugadores.

Brasil va a pelear hasta el final, como reconoce el presidente de la CBF, que llegó a decirle a su homónimo Villar: “Scolari considera ilegal que España le llame. También le dije que vamos a utilizar todas las vías. Y me contestó que la decisión es del jugador”.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS