“Quería que Bale presionara”

Ancelotti explica que puso al galés de ‘nueve’ para tapar a Busquets El técnico y Ramos se quejan del arbitraje: “Hay cosas contra las que no se puede luchar”, dice el defensa

Cristiano se queja del penalti reclamado.
Cristiano se queja del penalti reclamado.MANU FERNÁNDEZ (AP)

La filosofía con que el Madrid afrontó el clásico se resume en la explicación que ofreció Ancelotti cuando le preguntaron por qué colocó a Bale como nueveen una posición en la que él mismo había convenido que no era la suya. “Quería que metiera presión a Busquets”, dijo.

La idea del entrenador del Madrid no fue potenciar el talento ofensivo de un futbolista que costó 100 millones de euros, sino utilizarlo para anular el talento del hombre que canaliza la salida del juego del Barcelona. “Entre la banda derecha y el centro no hay tanta diferencia”, apuntó el entrenador, “además, luego de 20 minutos, lo he puesto en la banda para que buscara más los espacios”. Este último argumento evocó la corrección que hizo el propio Ancelotti sobre la marcha, trasladando a Bale a la izquierda, en el lugar que normalmente ocupa Cristiano.

La segunda parte fue muy buena. Presionamos arriba” Carlo Ancelotti

El Madrid lleva dos meses sin definirse futbolísticamente y ninguna de sus líneas parece consolidada. Esto no es culpa de los árbitros. Al revés. El equipo ha gozado de arbitrajes excesivamente rigurosos con sus adversarios esta temporada. Los casos del Elche, donde le pitaron un penalti inexistente a favor cuando se había agotado el tiempo añadido, y del Juventus, en el que Chiellini fue expulsado con una roja directa por una acción de amarilla, son los más llamativos. Nunca, cuando disfrutó de estas circunstancias, aparentemente aleatorias, los jugadores y el entrenador del Madrid justificaron su éxito en función de los arbitrajes. Ayer, sin embargo, Ancelotti y Ramos dijeron que el árbitro les impidió ganar el clásico. “El equipo ha vuelto a dar la cara ante un equipo complicado", dijo Ramos. “Pero hay cosas contra las que no se puede luchar. Ha habido dos penaltis clarísimos, uno a Cristiano y una mano de Adriano que no pitó. El trato con los árbitros es mínimo y en la primera, con Neymar, me han mostrado amarilla y me han condicionado el partido”, añadió.

Culpar al árbitro constituye un atajo atractivo porque permite a los responsables quitarse responsabilidades y añade un elemento populista que el público más fácil asimila de inmediato, distrayendo su atención. Ancelotti y sus jugadores fueron responsables del juego errático del Madrid en el clásico. Pero el técnico no dijo nada sobre esto. En cambio, se mostró complacido de responder a cuestiones que relacionaban su fracaso con los malos juicios arbitrales en dos momentos puntuales. “La segunda parte fue muy buena”, dijo el técnico. “Presionamos muy arriba, jugamos, controlamos el juego, y tuvimos buenas oportunidades para marcar. Después nos hicieron el penalti [de Mascherano a Cristiano]. Naturalmente que me pareció muy claro. Todo el mundo lo vio, pero el árbitro no lo pitó”.

El penalti a Ronaldo me pareció muy claro. Todo el mundo lo vio, pero no lo pitó” Carlo Ancelotti

Respecto a la presunta mano de Adriano en el área del Barça, cuando una pelota le rebotó estando en el suelo, Ancelotti se mostró tan categórico que dijo que si el árbitro hubiera señalado penalti el Madrid no perdía el clásico. “No voy a comentar esa mano porque fue una decisión muy difícil”, apuntó. “Está claro que es un momento del partido muy importante, porque si pita el penalti y saca tarjeta el partido habría tenido un resultado muy diferente. Estaba perfectamente en la línea para ver esa mano, por eso opino. La falta de Chiellini [contra el Juventus, el miércoles pasado, cuando el árbitro dejó con 10 al equipo italiano frente al Madrid] no la he visto tan clara. Hoy lo he visto claro”.

Ancelotti explicó que puso a Ramos a jugar en el medio centro (sentando a Illarramendi) para conseguir más solidez defensiva. “Buscaba equilibrio”, dijo el técnico. “Le pregunté a Sergio y se mostró contento con ese rol. No creo que haya sido un planteamiento defensivo. Modric no es un mediocentro defensivo. Es verdad que Khedira y Ramos son defensivos, pero Marcelo y Carvajal atacan, Di María ataca, y Bale y Cristiano son atacantes. El Barça solo atacó con Messi y Neymar”.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS