Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valladolid toma Vallecas

El conjunto pucelano golea al Rayo con comodidad con goles de Ebert, Javi Guerra y Larsson

El Valladolid se llevó con contundencia los tres puntos (0-3) del estadio de Vallecas este viernes en el partido que abrió la décima jornada de la Liga, una victoria necesaria para los de Juan Ignacio Martínez para escapar de la zona baja y que corta la trayectoria ascendente del Rayo.

Rayo, 0; Valladolid, 3

Rayo Vallecano: Rubén; Tito, Gálvez, Arbilla, Mójica; Baena (Lass, m. 46), Trashorras, Viera, Iago Falqué; Perea (Larrivey, m. 46) y Nery Castillo (Alberto Bueno, m. 63). No utilizados: Cobeño; Christian Cueva, Nacho y Adrián Embarba.

Valladolid: Mariño; Rukavina, Marc Valiente, Jesús Rueda, Peña; Baraja (Álvaro Rubio, m. 79), Rossi; Ebert (Larsson, m. 46) Valdet Rama; Javi Guerra (Alcatraz, m. 74) y Manucho. No utilizados: Jaime; Óscar, Omar y Bergdich.

Goles: 0-1. M. 30. Ebert. 0-2. M. 40. Javi Guerra. 0-3. M. 48. Larsson.

Árbitro: Iglesias Villanueva. Amonestó a Baraja, Gálvez, Lass, Manucho,

Unos 7.000 espectadores en el estadio de Vallecas. 10ª jornada de Liga.

Pese a la buena racha de los de Paco Jémez, que llegaban de dos victorias consecutivas, el duelo enfrentaba a dos equipos situados cerca de la zona roja de la tabla. Los de 'JIM' bordaron el partido y sumaron su segunda victoria en esta temporada que, a tenor de lo visto, no está siendo del todo justa. El conjunto pucelano, con Manucho como titular e omnipresente durante todo el partido, asfixió y maniató al Rayo sin perder de vista la portería rival. De hecho las primeras llegadas fueron visitantes, con Ebert buscando al africano. No encontraban los locales la manera de salir de su campo ni soluciones al buen ejercicio del rival, un Valladolid que se adelantaba con un golazo de Ebert a la media hora.

El gol sumó falta de paciencia a los problemas de los locales. El Rayo buscaba la portería de Mariño sin acierto y sin hacer daño a un Valladolid bien plantado. La desesperación permitió a los visitantes encontrar las fisuras en la defensa rival y a cinco minutos del final Javi Guerra aprovechaba un gran pase a la espalda de la zaga para castigar al Rayo con el segundo (0-2). La presión en el estrecho campo vallecano trajo sus frutos. No era el día del Rayo y poco tardó en confirmarse. A los tres minutos de la

reanudación, Larsson sentenciaba con el tercero tras un grave error de Mojica que falló siendo el último defensor. Volvían los fantasmas de las primeras jornadas, donde un Rayo en exceso lanzado, descuidaba su retaguardia y encajaba goleadas. Después del despliegue físico y con el marcador tan favorable, los de 'JIM' se dedicaron a guardar el botín ante un Rayo volcado pero sin fe. Toca remar de nuevo en Vallecas, donde pueden cerrar la jornada en puestos de descenso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >