LIGA DE CAMPEONES | BAYER LEVERKUSEN-REAL SOCIEDAD

“No he visto ni una jugada ensayada”

El portero valenciano del Leverkusen, a punto de cumplir los 40, analiza a su equipo y explica su experiencia en el fútbol alemán

Palop, en un entrenamiento en Old Trafford.
Palop, en un entrenamiento en Old Trafford.LINDSEY PARNABY / EFE

Desde un piso frente al río Rin en el barrio Overkassel de Düsseldorf, Andrés Palop (L’Alcúdia, Valencia, 1973) ve “cómo pasan los barcos” desde la ventana. Está encantado en el Bayer Leverkusen, tercero de la Bundesliga, en la que figuran tan solo otros cuatro españoles, Alvaro Domínguez (Mönchengladbach), Joselu (Eintracht), Thiago y Javi Martínez (Bayern de Múnich).  “Animaría a que vinieran más jugadores españoles. No se arrepentirían”.

Pregunta. El día 22 se convierte en un cuarentón.

Respuesta. Me espero esa palabra, sí. Es la vida. Es un privilegio estar en una Liga tan competitiva, disfrutando día a día, en condiciones para jugar. He amado mi profesión.

P. ¿Sigue perdiendo peso según su teoría de que a cada año cumplido, un kilo menos para estar en forma?

R. No, me he estabilizado en 83 kilos, mi peso ideal. No puedes bajar más porque te sientes frágil. En verano estuve por encima porque la alimentación aquí es diferente y después cuesta bajarlo. Aquí hay muchas salsas, pasteles, patatas, carne empanada, gambas rebozadas, helado… todo está en el bufet. En España te quitan la sal, el vinagre, el azúcar. En Sevilla todo era con sacarina. Y aquí te pasan bandejas con dulces. Cuesta no cogerlo.

P. ¿Cómo es el día a día?

R. Seriedad en el trabajo, muy físico, no te puedes escaquear de nada. La gente ni habla, concentración e intensidad muy alta. A veces pienso: ‘¿No se cansan o qué?’, aunque me identifico con esta filosofía. Antes de tocar el balón trabajamos intensidad en carrera; equilibrio en el gimnasio, fuerza, estabilidad; y después, al final, carreras extras, tirantes en las espaldas para arrastrar fuerza… La escuela alemana, aunque tenemos más balón que otros como el Schalke o el Mönchengladbach.

P. ¿Y en los partidos?

La alimentación aquí es diferente: hay muchas salsas, pasteles, carne empanada, gambas rebozadas, helado

R. El fútbol español tiene más movilidad, los delanteros caen a banda, los interiores corren hacia dentro, los laterales suben…Me contaba Spahic [excompañero suyo en el Sevilla] que para él, a los 32 años, es mucho más fácil la Bundesliga porque los delanteros son más estáticos, tienen su parcela, no caen a bandas ni bajan al centro del campo, y él no termina tan cansado. La estrategia también se trabaja mejor en España. Aquí, a balón parado, no te sorprenden. Los córners, al primer, al segundo palo o al punto de penalti. Y quien más pueda, para él. Me he enfrentado al Friburgo, al Mainz, al Hannover… y no he visto una jugada ensayada. Le pegan en dirección a la portería y a ver quién gana….

P. ¿Cómo lleva el alemán?

R. Puedo ir a la panadería o al médico: “Zwei Brote (dos barras de pan)”. Sabes de qué hablan, aunque cuesta encadenar una conversación. En el argot futbolístico, “weiter, weiter (sigue)”, “raus, raus (fuera)”, “züruck, züruck (atrás, atrás, cuando hay un contragolpe)”. Se me atraganta Mittwoch (miércoles). Lo pronuncio mal y no me entienden. Pero si haces un esfuerzo, te ayudan mucho, no como en ingleses, que te envían a cagar si no te entienden. Guardiola habla espectacular. Nos deja mal a todos. Mi mujer me dice que le pregunte el sábado, que jugamos contra ellos, cómo ha aprendido tan rápido. El Bayern no gana como lo hacía con el Barça, pero le tienen mucho respeto. Se nota su mano: defensa más adelantada, más toque, más calmado.

P. ¿Qué le dicen sus padres?

R. Mi padre, de 83 años, se preocupa de que estemos tan lejos, en Alemania, pero no es como en sus tiempos cuando iba a Francia a la vendimia. Nosotros tenemos todas las comodidades. Cuando acabas el partido vamos con las familias a cenar a unos salones del estadio. Tenemos un palco grande para las familias. Es una fiesta.

P. ¿Cómo es su Leverkusen?

Los delanteros son más estáticos en la Bundesliga, tienen su parcela, no caen a bandas ni bajan al centro del campo

R. Sin grandes nombres, pero sí un gran equipo. El centro del campo es la línea más fuerte: Rolfes, Reinartz, Bender, Gonzalo Castro y un turco alemán de 17 años que va a ser la bomba: Öztunali. En ataque, dos extremos, Son y Sam, el mejor que tenemos; el máximo goleador, Kiessling; y dos más: Derdiyok y el australiano Robbie Kruse. Y en defensa, un lateral derecho italiano pundonoroso (Donati) y Robert Hilbert; y un diestro en el lateral izquierdo, Boenisch. Como centrales Spahic, el internacional turco Toprak y Philip Wollscheid.

P. ¿Qué portero es Leno?

R. A los 21 años, es muy técnico en el impulso, el blocaje, el despeje al costado, y, sobre todo, el uno contra uno. Aguanta mucho y saca el pie. Tiene personalidad. Compito con él, a veces le gano alguna apuesta y piensa: ‘¿Cómo me puede ganar un tío de 40 años?’. Tiene todas las condiciones para triunfar en Europa. Somos cuatro porteros y voy como segundo.

P. ¿El entrenador, Samy Hippya?

R. Suele acertar en los cambios, lee bien los partidos, explica claras las cosas, aporta tranquilidad.

P. ¿Y la Real?

En Alemania extraña que, con la crisis de los clubes, España haya podido fichar por 100 millones a Bale

R. El que más sé de la Real aquí soy yo. Tiene dos caras, la de la Champions contra el Lyon y la de la Liga, donde le cuesta arrancar. La baja de Xabi Prieto les duele, pero Vela y Griezmann son dos puñales. En casa somos muy fuertes, no hemos perdido todavía, esperaremos en tres cuartos muy conjuntados.

P. ¿Qué les sorprende más en Alemania de España?

R. La victoria del Atlético en el Bernabéu… cómo es Cristiano, cómo es Messi…, pero lo que más les ha extrañado es cómo España, con los problemas económicos en los clubes, ha podido pagar [el Madrid] 100 millones por Bale.

P. ¿Le ha sorprendido la suplencia de Casillas?

R. Si hay un portero en el mundo que tiene crédito, es él. Sus sensaciones cuando ha jugado han sido buenas.

P. ¿Le ha afectado crisis en algo?

R. Mi hermano ha tenido que ir a trabajar a Francia, de jardinero a un hotel. Tiene que sacar adelante a su familia.

P. ¿En qué ha invertido sus ganancias?

R. He sido muy ahorrador, he rechazado la avaricia de la especulación inmobiliaria, lo mío es el fútbol…

P. ¿Y cuando se retire?

R. Haber sido jugador no te garantiza nada. Estoy preparando un proyecto deportivo que quiero presentar. Quiero entrenar y empezar en un juvenil o en un filial.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50