Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone: “El trabajo no se negocia”

El técnico recalca la labor de un grupo “en el que nadie quiere ser más importante”,

y asegura: “Sería demagogia decir que podemos pelear el título a los dos grandes”

Señaló Mateu Lahoz el final y Diego Pablo Simeone hizo el último de la multitud de gestos que había realizado durante el partido, que lo jugó viviéndolo. Cerró los puños, se giró, gritó y se encaminó hacia el túnel de vestuarios como el entrenador que ha firmado el mejor arranque de la historia del Atlético en la Liga, con siete victorias consecutivas. Si la semana que viene se impone al Celta, El Cholo habrá dirigido al equipo —el Barcelona también puede igualarlo— que por primera vez se impone en los ocho primeros partidos del campeonato. Un minuto antes de que concluyera el derbi, el penúltimo ademán del entrenador rojiblanco fue sacar a todos sus jugadores del banquillo para que le reclamaran al árbitro que el tiempo se había agotado.

Seguiremos dejándonos la vida partido a partido

Simeone, técnico del Atlético

Simeone exprimió toda su veta de entrenador intervencionista durante el partido. Le corregía a Villa la posición defensiva, le indicaba a Tiago por dónde debía salir jugando, le señalaba a Courtois la dirección de los saques en largo mientras colocaba a sus futbolistas para los rechaces. Y celebró algunas malas entregas del balón del Madrid como si fueran goles. “Intentamos que no jugaran por el medio, donde se meten Isco y Di María. El trabajo de los delanteros en ese aspecto fue muy bueno, porque les obligaba a retrasar el juego hasta sus centrales”, explicó sobre cómo planteó frenar el plan ofensivo. Dice Simeone que este Atlético interpreta tan bien su pizarra y sus sentimientos hacia el juego como el Estudiantes de la Plata con el que ganó el torneo Apertura de 2006. En partidos como el de anoche, sus jugadores son capaces de hacerle brotar todo aquello que le llena como hombre de fútbol: “Este es un equipo duro, competitivo, difícil, que puede ganar o perder, pero que tiene una idea que no se negocia, que es el trabajo. Nadie quiere ser más importante que el equipo y eso es difícil encontrarlo. Hicimos un trabajo perfecto desde lo táctico y supimos cómo hacer daño entre líneas”. “Entendíamos que podíamos aprovechar a Diego entre líneas y Villa hizo un trabajo táctico perfecto. Y hablaron los jugadores. Todos sabían que solo había una opción: que era ganar”, abundó.

Que Costa no terminara expulsado fue un triunfo para Simeone, que supo frenarlo con una bronca cuando bordeaba la expulsión, aunque tratara de disimularlo. “Diego se maneja bien en estas situaciones”, apuntó, antes de reconocer: “Tiene que mejorar, como todos necesitamos crecer. En el día a día conversamos que mejore, lo mejor que tiene es la ilusión, es uno de los corazones de este equipo. Transmite lo que siente la gente del Atleti”.

Esta vez sabíamos que era posible ganar Hicimos un partido de 10

Gabi, capitán atlético

Simeone, pese a la victoria en el derbi, pese a ser la primera vez que en 14 años derrotaba al Madrid en su casa en Liga, mantiene el discurso de que pelear la Liga no es cosa del Atlético. “Sería demagogia decir que podemos pelear el título al Madrid y al Barcelona, esto es muy largo y tienen un poder económico muy superior a nosotros, aunque seguiremos dejándonos la vida partido a partido”. “Somos candidatos al partido a partido”, refrendó Koke, que elogió a su vez a Costa. “Diego está a un nivel increíble y es fácil entenderse con él”.

“No me ha decepcionado el Madrid, me ha encantado el Atlético, hemos hecho un partido de 10”, señalaba Gabi, que vio a su equipo convencido de la victoria desde el primer minuto: “Esta vez sabíamos que era posible ganar”.

Más información