Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez años en la convocatoria

El meta Esteban, ‘abuelo’ liguero con 38 años, suma 483 partidos seguidos en la lista

Esteban detiene el balón ante Duda, del Málaga. Ampliar foto
Esteban detiene el balón ante Duda, del Málaga. EFE

“Llevo 10 años y medio sin perderme una citación de un partido de Liga, Copa o Copa de la UEFA. Desde 2003, que me lesioné en el Atlético, siempre he estado disponible para jugar. Y ante el Barcelona cumpliré mi partido 100 consecutivo con el Almería”, señala Esteban Suárez (Avilés, Asturias; 27 de junio de 1975), portero del conjunto andaluz, asturiano de pura cepa, el futbolista más veterano de la Liga a los 38 años (tres meses más que el osasunista Puñal) y que suma 483 convocatorias seguidas.

Habla Esteban con una sonrisa en la boca, idolatrado en un vestuario al que llegó en 2008 y en que su entrenador, Francisco, tiene tres años menos que él, y Suso, con 19 añitos, casi podría ser su hijo. “Parezco el abuelo de esta familia que es el Almería. A Francisco le respeto mucho porque es mi jefe. Tiene una gran carrera por delante y me gustaría que dentro de unos años dijera que tuvo a sus órdenes a un portero mayor que él que le ayudó mucho”, aclara Esteban, en un gran momento de forma. Las claves residen en su cabeza. “Estoy contento y soy feliz disfrutando de mi profesión. Sinceramente, estoy mejor que hace 10 años porque con el paso de la edad valoras lo que tienes y aprendes a quedarte con lo positivo, a gozar del fútbol. He sabido cuidarme. Y en el Almería todos nos ayudamos. Me siento en casa”, comenta.

He aprendido a gozar del fútbol. He sabido cuidarme. Y en el Almería todos nos ayudamos. Me siento en casa

Esteban debutó en Primera en octubre de 1997. Fue con el Oviedo ante un Valencia en el que jugaba su ídolo, Zubizarreta. “Fue algo muy grande. Recuerdo que fue muy cariñoso conmigo”. Ahora Zubi es el director deportivo de un Barcelona al que hoy se enfrenta. “Para mí los partidos ante el Madrid y el Barça son como jugar a la Lotería de Navidad. Igual tienes suerte y alguna vez te toca ganar. Están Messi, Iniesta y Neymar, pero a mí me gustan otras cosas, como la presión que ejercen desde atrás, comandada por Piqué y Alves. Van a por ti, con grandes jugadores actuando con una gran humildad. Me llamó mucho la atención que algunos jugadores del Rayo destacaran que habían tenido más posesión que ellos. ¡Si le metieron cuatro! Luego va y destroza a un equipo de Liga de Campeones como la Real”, señala Esteban, frente a frente ante Víctor Valdés. “Está a un nivel impresionante. Quizás a este Barcelona se le puede llegar un poco más que al de Guardiola y en esos acercamientos es donde ha emergido la figura de Víctor. Lo veo como liberado, en el punto más alto de su carrera”.

Amigo de Fernando Alonso, Esteban fue dejando recuerdos y colegas por todos los equipos por los que pasó: Oviedo, Atlético, Sevilla y Celta, antes de llegar a este Almería con el que tiene contrato hasta 2014. “El fútbol te da la oportunidad de conocer a mucha gente y yo he aprendido a quedarme con lo bueno. Así logras disfrutar muchísimo de este deporte”. Quizás esa filosofía es la que le ha permitido estar siempre disponible desde que se perdiera su último partido el 4 de mayo de 2003, un Valladolid-Atlético. También la que le hacer ser feliz a pesar del flojo inicio de su equipo: “Lo importante es que lo tenemos claro. Si quedamos el cuarto por la cola se hará una fiesta en Almería. A veces la grandeza es ser consecuente con lo que eres”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.