ATLÉTICO, 2 - OSASUNA, 1

Un despegue histórico

El conjunto de Simeone se mantiene imbatido tras seis jornadas y con Diego Costa como máximo artillero de la Liga con siete dianas

Arda y Baptistao felicitan a Costa por su gol
Arda y Baptistao felicitan a Costa por su golLuis Sevillano

Pese al horario de la cita y el remoloneo inicial de la hinchada, que apuró hasta el pitido inicial para cubrir el graderío, no le costó al Calderón ganar temperatura. La velada arrancó con un emotivo minuto de silencio en honor a Francisco Espino, abonado a la entidad desde 1933 y fallecido la semana pasada, continuó con las dentelladas de Diego Costa —máximo artillero del campeonato con siete dianas, junto a Messi— y se selló con una nueva victoria del Atlético. La sexta en otras tantas jornadas. Un registro histórico.

Tan solo el Atlético dirigido por el brasileño Otto Bumbel, en la temporada 1964-1965, y el de Luis Aragonés, en la 1991/1992, habían logrado encadenar seis triunfos en el inicio del curso y despegar con tanto brío. Ni siquiera la imborrable campaña 1995-1996, la del doblete, con Radomir Antic en el banquillo, resumía a estas alturas unas cifras tan redondas para los rojiblancos. Es consciente de ello la parroquia atlética, que disfruta de un momento glorioso y azuzó a los suyos durante toda la noche.

Koke es además el máximo asistente de la Liga con siete entregas de gol

El foco y los cánticos, no obstante, se centraron en la figura de Diego Costa. Con siete dianas, el brasileño se ha convertido en el mejor depredador de la Liga y en el tótem ofensivo del ataque del Atlético. El brasileño guerreó como siempre y atinó como acostumbra. Subió los decibelios del estadio con un par de arrancadas y desenfundó cuando el guion lo demandaba. Primero, cuando Juanfran rescató un balón en un córner y la pelota deambuló por el área de Osasuna sin que ningún zaguero la despejase. Ahí emergió la derecha del ariete, directa y contundente.

Se le afilan los colmillos al brasileño cada vez que encara a los navarros, su víctima favorita y a los que ha endosado ya siete dianas con la zamarra rojiblanca. Contra ellos debutó en una gélida noche invernal en Pamplona, hace dos años. Entonces, tapado por dos colosos como Agüero y Forlán, ya dejó huella con un triplete. Solo dos artilleros de pedigrí como Rubén Cano y Falcao habían logrado firmar siete goles en las seis primeras citas del calendario liguero. Ahora, él es el referente, nuevo amo y señor del gol rojibanco. A ello contribuye en gran medida Koke, que ayer regaló otro balón a Diego Costa que terminó en gol. Una asistencia, la séptima, con la que supera a Cesc como el mejor pasado de la Liga.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50