Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Al contraataque es más fácil”

Ancelotti destaca la “confianza” que da el resultado y la comodidad de jugar “con espacios”

Cristiano y Bale celebran un gol. Ampliar foto
Cristiano y Bale celebran un gol. REUTERS

Lo asaltaban las dudas sobre cómo equilibrar defensivamente al equipo y Carlo Ancelotti se inclinó por recuperar a Di María y Khedira. Los dos habían sido jugadores predilectos de José Mourinho y se habían caracterizado por darle al equipo un perfil robusto en defensa y simple en ataque. Ambos ayudaron a componer el Madrid contragolpeador de los últimos tres años. Ambos estaban en la lista de posibles bajas este verano, pero sus traspasos se frustraron por diversos motivos. Eran habitantes habituales del banquillo. Pero llegada la hora de la verdad, en el partido más exigente en lo que va de curso, el nuevo entrenador del Madrid mantuvo a Illarra y Bale en la reserva y puso a los dos réprobos a juntar líneas. El resultado fue que el equipo se hizo más compacto, resistió el empuje inicial del Galatasaray, ganó confianza y reventó el partido en la segunda parte de acuerdo con sus viejos mecanismos: al contragolpe.

Hemos empezado el partido sin la personalidad necesaria”

“El resultado es perfecto pero no refleja cómo fue el partido”, dijo Ancelotti. “El primer tiempo fue difícil. El Galatasaray jugó un buen primer tiempo. Después del gol de Isco el partido fue más fácil. El Galatasaray intentó igualar y nos dio muchos espacios. Entonces hemos tenido más oportunidades de contraataque y Cristiano y Benzema han jugado muy bien juntos. Ellos con espacios son muy peligrosos”.

Isco, el nuevo, el niño que más entusiasma al presidente, Florentino Pérez, desmontó a los centrales del Galatasaray dominando un balón largo y definiendo con gran clase. A lo Romario. Con un oportunismo que parece inagotable, y que le valoriza en estos tiempos de adaptación. Del resto se ocuparon los viejos conocidos. Khedira robando balones, Di María dando dos asistencias, Cristiano con un triplete, y Benzema con un doblete, fueron la columna vertebral de la goleada.

“Hemos empezado el partido sin la confianza y la personalidad necesaria para jugar e intentar comandar el juego”, reflexionó Ancelotti. “Hemos controlado un poquito atrás y hemos tenido dificultades porque ellos nos han presionado mucho. Pero esto es bastante normal. Era el primer partido de Champions esta temporada, era un momento muy importante para nosotros, y el Madrid tenía una historia difícil en este campo. Pero después nos ha ido muy bien”.

El Madrid reunía una mala estadística contra el Galatasaray. Hasta ayer había perdido tres de los cinco partidos que había jugado contra el equipo turco. Había caído las dos veces que había visitado Estambul con un balance de seis goles en contra y cuatro a favor. La racha se rompió en algún punto entre el gol de Isco y la lesión de Drogba, fundido por una arremetida de Pepe, que le embistió en un salto. “Pepe le hizo una entrada dura”, comentó Ancelotti, “pero obviamente no quiso hacerle daño. Drogba es un jugador muy importante para el Galatasaray”.

Creo que Iker se recuperará pronto, es solo un golpe. Ha tenido mala suerte”

La baja de Casillas al cuarto de hora de partido no reviste preocupación, según el técnico italiano. “Iker tuvo un golpe en la espalda”, dijo. “Creo que es solo un golpe. No le duele mucho ni está preocupado pero no podía seguir en el partido. Creo que se recuperará pronto. Ha tenido mala suerte. Empezó el partido muy bien porque hizo una gran parada en el primer minuto”, añadió.

Ancelotti se había planteado el viaje a Estambul como un test definitivo a sus futbolistas y al estilo del equipo. Se había propuesto examinarlos con el objetivo de definir un esquema táctico y una idea de juego para el futuro. “Este resultado nos da confianza en nuestras fuerzas”, dijo, quizá concluyendo que superar el contragolpe como principio elemental será una misión difícil.

Cristiano se apunta otro récord

A sus 28 años, Cristiano se convirtió en el primer jugador en la historia del Madrid en convertir dos tripletes fuera del Bernabéu en la historia de la Champions(el curso pasado lo firmó en el 1-4 al Ajax). Sus tres goles al Galatasaray y la asistencia que le dio a Benzema compusieron otra de esas obras colosales que el atacante portugués va completando sin aparente esfuerzo. Los defensas del equipo turco no pudieron contenerle y los efectos fueron devastadores. “Estoy contento por ayudar al equipo”, dijo, después de su primer partido tras la renovación de su contrato con el Madrid hasta 2018, a 21 millones netos por temporada.

“Fue un buen partido tanto en lo colectivo como en lo individual”, dijo; “nosotros hicimos nuestra parte, que era ganar. Si los otros rivales del grupo empatan mejor para nosotros”. El vestuario celebró la conclusión de la jornada como se festejan las dobles victorias. Los tres puntos de Estambul se sumaron al empate de la Juve en Dinamarca.

En la meta propia brilló Diego López, tras el golpe de Casillas. “Estoy jodido por la lesión de Iker. Yo espero aprovechar cada oportunidad que el míster me ofrece, disfrutar cada partido. Visto una camiseta y escudo que es el mejor del mundo e intento aprovecharlo”, afirmó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información