Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Levante y la Real se atascan

El equipo de Caparrós se impone en defensa y desperdicia ocasiones claras para ganar

Keylor Navas intenta tapar el tiro de Prieto. EFE

Minimizar los recursos del rival resulta una habilidad habitual en el Levante. Y lo padeció la Real. Con concentración e intensidad primero, con mayor ambición y verticalidad después, el conjunto de Joaquín Caparrós dejó en poco al de Arrasate, incapaz de desarrollar su juego dulce o vertiginoso. Solo una doble ocasión contó el conjunto donostiarra en todo el partido ante un Levante firme y al que el empate le dejó desencantado tras una segunda mitad espléndida.

Apenas guardó nada Arrasate pensando en la Champions y en el Shakhtar. A la espera de la plena recuperación de Agirretxe, solo Seferovic fue reservado. Como era de esperar, el esférico perteneció de inicio y no al final al conjunto donostiarra ante un Levante que le resulta secundaria la posesión. Tres entrenadores distintos y numerosos cambios de jugadores en los últimos años, y el Levante resulta el mismo. El equipo granota vive del error ajeno. Su proceder anuló a la Real.

Ni para bien ni para mal, nada sucedió en el primer acto. Tras el descanso, debutaba Baba en el Levante y el delantero senegalés cedido por el Sevilla no supo definir solo ante Bravo. Repitió ocasión clara tras un excelente envío de Ivanschitz, el segundo cambio de Caparrós, lo que propició un Levante más ambicioso y directo, con más sensibilidad con el esférico. La Real se quedó aturdida, superada, y agradeció el empate.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información