Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético se aferra a La Peineta

El club rojiblanco asegura que jugará allí desde 2015 pese a la derrota olímpica

Visión panorámica de las obras en La Peineta. Ampliar foto
Visión panorámica de las obras en La Peineta.

Una veintena de obreros trabajaban ayer en la superficie de La Peineta bajo la canícula de septiembre. El estadio que debía ser el corazón de Madrid 2020 y sede del Atlético a partir de 2015 avanza lentamente. El acelerón para la conclusión de las obras que hubiera supuesto que la capital hubiera sido sede olímpica ya no se dará. “El ritmo es lento, el goteo de dinero que dedica la constructora no da para ir más rápido, hubiera venido bien que Madrid hubiese salido”, aseguran fuentes cercanas a la operación.

En la constructora, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), tienen los dirigentes del Atlético puestas sus esperanzas de que el traslado del Calderón a La Peineta sea posible para la temporada 2015-16. Desde los despachos del Manzanares se insiste en desvincular la no elección de Madrid como sede olímpica en 2020 de su mudanza. El club se aferra al contrato por el que FCC se comprometió a la construcción del nuevo recinto a cambio de recibir los terrenos que actualmente ocupa el Calderón y los aledaños que ocupaba la fábrica de Mahou, estos últimos ya derruidos, para construir y comercializar unas 2000 viviendas. “Pocas empresas están bien ahora, pero hay cosas que no se pueden parar, pese a la crisis”, afirma un alto dirigente rojiblanco.

Pocas empresas están bien ahora, pero hay cosas que no se pueden parar, pese a la crisis”, afirma un alto dirigente rojiblanco

En el Atlético aseguran no haber recibido ninguna señal de FCC de que no vaya a cumplir con lo pactado. Tampoco en Cruz y Ortiz, el estudio de arquitectura que construyó el esqueleto del estadio en los años 90 y que también está al frente del diseño final. “Nosotros estamos tranquilos, como en el Atlético. No hemos tenido ninguna señal por parte de la constructora de que el proyecto no se vaya a finalizar. Salvo en el mes de agosto y por vacaciones, una vez al mes hemos visitado La Peineta para comprobar cómo van las obras”, aseguran desde Cruz y Ortiz, desde donde explican la lentitud por las modificaciones a las que la obra estaba sujeta dependiendo de si finalmente La Peineta era o no sede olímpica. La construcción de la pista de atletismo, que no será necesaria ya, era uno de esos condicionantes.

“El estadio se construirá porque existe el compromiso de que se construiría independientemente de lo que sucediera con la elección de Madrid 2020”, inciden en el Atlético, donde sí reconocen que “los accesos ya no serán tantos ni tan buenos porque la inversión ya no será tan grande para ese tipo de cosas”. Los equipamientos exteriores, como un aparcamiento con 3.000 plazas y zonas ajardinadas también están en el aire.

Más información