Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid, molesto con Bale

Los dirigentes esperan que el jugador presione más al Tottenham para frenar la inflación

Gareth Bale, en un partido con el Tottenham Hotspur. Ampliar foto
Gareth Bale, en un partido con el Tottenham Hotspur.

La directiva del Madrid está molesta con Gareth Bale. Los responsables de negociar el que podría convertirse en el traspaso más caro de la historia del deporte consideran que el jugador no se ha implicado lo suficiente en la causa madridista. Florentino Pérez, el presidente, y José Ángel Sánchez, el director general corporativo, hicieron llegar al jugador que necesitaban su ayuda para presionar al presidente del Tottenham, Daniel Levy, a rebajar sus aspiraciones. Levy pide unos 130 millones de euros y en el Madrid creen que si el galés se hubiera mostrado más rebelde habría frenado esta inflación.

El Madrid sugirió a Bale que disputara con Gales el amistoso del miércoles pasado, para demostrar públicamente que si no jugaba con el Tottenham no era porque estuviera lesionado sino porque se había insubordinado contra su actual patrón. Pero Bale no se vistió de corto. En las oficinas de Chamartín le compararon con Rooney, que hizo exactamente lo necesario para demostrarle al Manchester United que quería irse al Chelsea: el miércoles, el delantero inglés disputó 90 minutos contra Escocia en Wembley después de permanecer de baja todo el verano.

El Madrid pidió a  que no entrenase con sus compañeros y que manifestase que quería fichar por el Madrid

Disgustado, el jueves, un dirigente del Madrid llamó al representante de Bale para manifestarle su decepción ante la pasividad del jugador a la hora de apretar a Levy. Le explicaron que el Madrid estaba haciendo un gran esfuerzo en España para trasladar a los medios locales una imagen heroica, amotinada, del galés. Una imagen que les gustaría ver reflejada en hechos.

Bale, de 24 años, dejó claro desde un principio que no quería quedar mal con el club que apostó por su desarrollo desde juvenil. Sin embargo, con el correr de las semanas y el estancamiento de las negociaciones, en el Madrid consideran que el futbolista debió mostrarse más enérgico frente al Tottenham. En lugar de manifestarse disgustado en público, Bale comunicó a Levy su deseo de fichar por un gran club como el Madrid, con aspiraciones a ganar la Champions. Por lo demás, permaneció en un discreto segundo plano y nunca faltó a las sesiones de trabajo establecidas por su entrenador, Villas-Boas, en la ciudad deportiva de Hotspur Way.

En el Tottenham aseguran que Bale se ha portado de forma exquisita con el club que actualmente le paga

El Madrid, según fuentes del club, se puso en contacto con el agente del futbolista hace semanas para proponerle medidas de fuerza. Primero, le pidieron que Bale procurase no entrenarse con sus compañeros. Luego, el viernes 2 de agosto, le recomendaron que ofreciera una conferencia de prensa para manifestar que quería fichar por el Madrid. El futbolista no hizo nada, en contraste con Luka Modric, que hace un año cumplió con creces con el manual de presión —el croata se marchó a su país sin permiso del entrenador— durante las negociaciones que lo llevaron al Madrid.

En el Tottenham aseguran que Bale se ha portado de forma exquisita con ellos. Fuentes cercanas a la directiva insisten en que el muchacho ha hecho todo lo que le ha pedido Levy: no viajar a Mónaco con el equipo hace dos semanas, no jugar con Gales, y no arriesgarse a sufrir una lesión compitiendo mientras las negociaciones con el Madrid sigan en curso. Los más de 100 millones de euros que puede facturar Levy por el traspaso son motivo más que suficiente para preservarle de cualquier contratiempo que pueda bajar su cotización.

Dicen en el Madrid que Bale y su agente se muestran flemáticos como dos gentlemen. Dos señores que no se quieren meter al barro de una negociación en la que Daniel Levy no hace más que esperar tranquilamente a que el precio se infle

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información