Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ascenso de Marina

En medio del brillo de las chicas, la catalana suma cinco récords de España en el Sant Jordi y se mete en la final de los 200 braza

Merche Peris, valenciana de 23 años, fue quinta en la final de los 50 espalda

Marina García, exultante, tras nadar los 200 braza. Ampliar foto
Marina García, exultante, tras nadar los 200 braza. Getty

Tras los focos, tras las medallas de Mirea Belmonte y Melani Costa, empiezan a asomar varias nadadoras que dan cuerpo y entidad a la natación femenina española en contraste con un equipo masculino tan gris que pasa casi totalmente desapercibido. De entre las nadadoras que siguen la estela de Belmonte y Costa, destaca Marina García, de 19 años. Barcelonesa, del barrio de Sants, se apuntó desde bien pequeña al histórico Club Esportiu Mediterrani. Marina no pasa día sin que suba un peldaño. Ha rebajado ya cinco veces el récord de España, tres en el 100, que dejó en 1m 07.08s con el séptimo puesto de la final que nadó el martes. En los 200 volvió a la carga. Batió el récord español dos veces y se clasificó para la final con el tercer mejor tiempo de las contendientes con 2m 22.88s, solo superada por la rusa Yuliya Efimova (2m.19.85s) y por la danesa Rikke Moeller Pederson, que batió el récord del mundo en las semifinales con 2m 19.11, casi cinco décimas mejor que el anterior, en poder de la estadounidense Soni Rebecca.

En septiembre de 2010 dejó el Mediterrani, donde la entrenaba Juanma Rull, para meterse de lleno en la élite

La progresión de Marina es meteórica desde que batió su primer récord de España en julio de 2009 en Praga, por aquella época con la ventaja de vestir un bañador de poliuretano. Pero desde entonces no ha pasado un año en el que no evidenciase mejoras en su nado, desde que ella misma se decantase por la braza, favorecida por su patada. En septiembre de 2010 dejó el Mediterrani, donde la entrenaba Juanma Rull, para meterse de lleno en la élite, en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. Fue campeona de Europa júnior en los 100 y en los 200 braza, destacó también en los Europeos absolutos y forma una generación en la que también destacan Claudia Dasca y Judit Ignacio.

Marina compitió en Londres, pero las cosas no le salieron allí como esperaba, tal vez porque le traicionaron los nervios. "Hubo un gran cambio después de Londres. Ahora compito con más seguridad. Es un punto a mi favor. Sabía que estaba entrenándome bien y que las marcas podían salir", confiesa. No le gusta hablar sobre ello, pero ya es sabido que la próxima temporada se entrenará en California con el equipo de la Universidad de Berkeley, el mismo donde están, entre otras, Missy Franklin o Dana Vollmer.

La valenciana Merche Peris, de 23 años, fue quinta en la final de los 50 espalda. Había levantado grandes expectativas porque entró con el mejor tiempo. Sin embargo, tuvo una mala reacción en la salida y ya no pudo remontar en una prueba tan explosiva. Las chinas Zhaq y Fu coparon las dos primeras posiciones, seguidas por la japonesa Terakawa. La debutante Judit Ignacio, de 19 años, concluyó octava en la final de los 200 mariposa y el equipo de relevos 4x200 libre obtuvo la quinta plaza. La natación española suma 11 medallas. Todas las han obtenido las chicas. Ellas dieron la cara también en Londres.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información