Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Girona denuncia al Racing por intento de amaño

Según el club, los cántabros quisieron convencerles de que se autoinculparan de alineación indebida para asegurar la permanencia

Assulin y José en el Racing-Girona de la pasada temporada. Ampliar foto
Assulin y José en el Racing-Girona de la pasada temporada. WEB DEL RACING

La Liga Adelante de fútbol, la antigua Segunda, está compuesta por 22 equipos, pero solo se conoce el nombre de 21. En el calendario oficial de la Liga de Fútbol Profesional, se indica que en la primera jornada de la próxima temporada (el 18 de agosto) el Recreativo de Huelva debe visitar el estadio del Club 22, el sustituto del Guadalajara, que ha sido descendido administrativamente. Este Club 22 debería en un principio ser el Murcia, el mejor clasificado de los cuatro descendidos a Segunda B, aunque el Racing de Santander, el tercero por la cola no se resigna a no volver vía despachos de una categoría de la que descendió en los campos de juego. Una muestra de ello, de la lucha cántabra contra un descenso que puede significar su desaparición el año de su centenario (25 millones de euros en deudas estimadas), la ofreció recientemente el Girona al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) con una denuncia por intento de amaño de un resultado.

En la denuncia, a la que ha tenido acceso este diario, Joaquim Boadas, presidente del Girona, relata que recientemente recibió en su ciudad la visita del actual presidente del equipo cántabro, Ángel Lavín, acompañado del agente de futbolistas Eugenio Botas y de Francisco Pernía, considerado el hombre fuerte del club a la sombra.

El caso podría suponer el descenso del Racing y la inhabilitación de los supuestos inductores

Los tres llegaron a la ciudad catalana con una propuesta: ya que no habéis subido a Primera (el Girona cayó en la promoción ante el Almería), vinieron a decirle a Boadas, y ya que os daría lo mismo terminar cuartos, como habéis terminado, que octavos, os proponemos que firméis una carta, fechada en la primera semana de abril, en la que admitáis que alineasteis indebidamente a Migue y a Luso en el partido que nos ganasteis (0-1) en El Sardinero; perderíais seis puntos, tres de sanción y los tres del partido que os darían por perdido, y nosotros ganaríamos tres puntos, con los que en la clasificación final quedaríamos por delante del Murcia y, así, con derecho a ocupar la plaza del Guadalajara, descendido por irregularidades económicas.

A cambio, le dijeron, según la denuncia, te ofrecemos gratis al jugador Albert Dorca y una cantidad de dinero. Según Boadas, tal fue su indignación que ni llegó a escuchar la oferta económica. Poco después, se presentó denunciando los hechos en el Consejo Superior de Deportes, donde le aconsejaron que presentara denuncia oficial ante la federación y ante la Liga. Y así lo hizo.

La denuncia, tipificada como intento de amaño, de alteración a posteriori de un resultado de partido oficial, ha sido tramitada y, si el comité confirma los hechos, podría desembocar en un nuevo descenso del club cántabro, así como en la inhabilitación de las personas que intervinieron en el presunto intento de soborno, incluido Pernía, empresario y político (fue secretario general del Partido Popular en Cantabria) y actualmente miembro de la junta directiva de la RFEF.

Los hechos denunciados ocurrieron después de que el Comité Español de Disciplina Deportiva, la tercera y última instancia a la que recurrió, desestimara la denuncia presentada a su vez por el Racing contra el Girona por la alineación indebida de Migue y Luso en el Racing-Girona del 0-1, el 13 de abril. Según los reglamentos, ambos jugadores deberían haber jugado con ficha profesional, pues ya habían rebasado el número de partidos que les permitían jugar como aficionados.

Al Girona le ofrecieron un jugador gratis, Albert Dorca, y una cantidad de dinero

Según fuentes de la Liga Adelante conocedoras del caso, algunos clubes no inscriben como profesionales a algunos jugadores para evitar pagar derechos de formación a sus clubes de origen, pero según los comités (competición, apelación y disciplina deportiva) la conducta no es sancionable por diversas lagunas legales y porque los clubes (también el Guadalajara recibió denuncias similares) lo hacían sin voluntad ni conocimiento de cometer irregularidades. Por eso, justamente, en la supuesta carta que debería haber firmado el presidente del Girona, este debería haber admitido que sí que sabía que no podía alinear a esos jugadores.

Junto a esta denuncia por “amaño” a posteriori, la policía y la LFP investigan otros supuestos amaños cometidos en vivo en los campos, y entre ellos algunos partidos en los que intervinieron tanto el Racing (contra el Hércules) como el Girona (contra el Xerez). Si las investigaciones son diligentes y concluyentes, quizás antes del 18 de agosto haya que añadir más clubes anónimos al calendario de Segunda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información