Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Jugar contra Italia en la Picornell no tiene precio”

Vallès, durante el partido contra Montenegro. Ampliar foto
Vallès, durante el partido contra Montenegro. EFE

Tras la retirada del mítico Iván Pérez, el juego en los dos metros del equipo español de waterpolo masculino es cosa de Xavier Vallès (Sabadell, 1979). Empezó a jugar en la piscina de Barberá del Vallés, soñando con parecerse a Chiqui Sans, Milanovic o Ferreti. Plata en el Mundial de Roma 2009 y bronce en Melbourne 2007, sabe que el partido de hoy (21.45, Teledeporte) en la Picornell contra Italia puede ser su última posibilidad tocar medalla en un Mundial.

Pregunta. ¿Por qué el equipo ha tardado tanto en dar su verdadero nivel en estos Mundiales?

Respuesta. No será que no lo hayamos buscado. Lo importante es que salimos de la piscina con sensaciones muy positivas tras el partido contra Estados Unidos y eso nos llena de energía para encarar este partido de cuartos. Estábamos jugando bien, pero nos faltaba afinar movimientos de ataque y sabemos que cuando subimos al podio fue porque apoyamos a nuestro portero. Si jugamos como equipo, podemos ganar a cualquiera.

P. ¿Italia es mucho Italia o solo lo parece?

R. Hemos de tener el máximo respecto, porque son un equipo con mayúsculas, por algo llevan tres años pisando podio y son subcampeones olímpicos. Pero después de 21 años jugar un España-Italia en la Picornell no tiene precio. Recuerdo perfectamente aquella final de los Juegos de 1992. Ya jugaba en el Sabadell y la vi por televisión desde Torredembarra porque no encontramos entradas. Fue mítica. Por eso es especial para mí este partido, pero también porque en Italia la mitad de los jugadores son de mi quinta, y hay mucha rivalidad. En Shanghái nos apartaron de las medallas y lo tenemos clavado. Siempre he soñado con jugar una final olímpica en casa, y la de este Mundial sería lo más parecido.

P. Maica García Godoy, la boya de las chicas, dijo el otro día que ese puesto es horroroso. ¿Lo comparte?

R. Para jugar dentro tienes que ser de una pasta especial. Has de tener claro que es lo más duro y lo más sacrificado, pero el equipo sabe que depende de ti para atacar y tú no te puedes borrar. Además, este es el deporte donde seguramente el árbitro tiene más protagonismo, si no el primero, el segundo, y no es fácil pitar. Vete a Herceg Novi [Montenegro], juega contra tíos de dos metros, en un ambiente infernal y pita lo que ves. En los cuartos de final del año pasado, un jugador, Perovic me rompió dos costillas.

Sé que es complicado, pero o cuidamos el deporte de base o lo pagaremos"

P. Alguno habrá dejado usted por el camino.

R. ¡Esa la cuento cuando me retire! Son muchos años, muchas anécdotas, por suerte o por desgracia, dentro de los dos metros hay un mundo y no me importaría escribir un libro contando qué pasa, qué se puede hacer y qué no.

P. ¿Y qué se puede hacer con el waterpolo en España?

R. La verdad es que da miedo el panorama. No hablo de la élite, hablo de dotar de recursos a la formación o lo pagaremos caro, perderemos una década. Sé que es complicado, pero o cuidamos el deporte de base o lo pagaremos.

P. ¿Y este equipo, qué futuro tiene?

P. Llevamos desde el 2005 jugando juntos, es un equipo trabajado en el que ha entrado gente nueva. A mí me gustaría estar en los Juegos de Río, pero... habrá que verlo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información