Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kaman, el relevo de Howard

El germano-estadounidense se enfrenta al vacío que ha dejado la marcha del pívot a los Rockets

Kaman, en un partido con los Mavericks
Kaman, en un partido con los Mavericks NBA.com

Tras el golpe anímico de ver marchar a su gran apuesta de futuro a un equipo donde le pagarán menos dinero, los Lakers empiezan a tapar agujeros con el fichaje de Chris Kaman, pívot de origen germano-estadounidense de 31 años. Kaman, agente libre tras jugar la última temporada en Dallas, firmará por un año y 3,2 millones de dólares, unos 2,5 millones de euros.

Pese a que el plantón de Dwight Howard ha dejado las cuentas de los Lakers algo más desahogadas, el equipo angelino sigue por encima del límite salarial debido a los altos contratos de Kobe Bryant, Pau Gasol y Metta World Peace, cuyo contrato podrían rescindir los Lakers en las próximas horas. Tampoco había hombres altos muy suculentos en el mercado de agentes libres una vez que Howard decidió marcharse a Houston. Kaman es un recurso útil dadas las circunstancias.

Aunque ha sufrido problemas físicos —solo ha podido disputar 145 de 230 partidos en los tres últimos cursos, un 63%—, Kaman es un pívot con movilidad, buen lanzamiento de media distancia y habilidad para asistir a sus compañeros. Aunque Mike D’Antoni, entrenador de los Lakers, se ha mostrado reticente a jugar con dos pívots de inicio —prefiere alinear a cuatro exteriores—, Kaman y Gasol podrían enriquecer la circulación de balón de los Lakers tras una temporada con muchos baches.

Kaman promedia 11,8 puntos y ocho rebotes en sus 10 años como profesional, ocho de ellos con Los Angeles Clippers. “¡Va a ser extraño jugar en el mismo edificio [el Staples Center, que comparten los dos equipos angelinos] con diferentes colores, pero estoy emocionado con la operación!”, ha comentado Kaman en su cuenta en Twitter. Su último año, con los Dallas Mavericks, se pasó más de la mitad del tiempo en el banquillo —disputó 20 minutos por noche— y apenas capturó 5,6 rebotes por partido, el promedio más bajo de su carrera.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.