Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En los 200 metros, Bolt nunca falla

El jamaicano logra en París, a un mes del Mundial de Moscú, la mejor marca mundial del año: 19,73s

Bolt gana los 200m ante Weir y Lemaitre. Ampliar foto
Bolt gana los 200m ante Weir y Lemaitre. AP

Puede que Justin Gatlin le haya derrotado en los 100 metros este año (fue en Roma a primeros de junio, 9,94s para el norteamericano que se siente rejuvenecer, 9,95s para el jamaicano que busca recuperar en Moscú dentro de un mes la corona mundial de los 100 metros), pero cuando se habla de los 200 metros, Bolt se niega a perder.

Llámenlo asunto de orgullo, que moviliza al plusmarquista mundial en los 100 y los 200 metros siempre que ve caras de duda a su alrededor. Este viernes por la noche, una cálida velada en el tumultuoso Stade de France en París, Bolt mostró su nivel, y justificó los 225.000 euros que cobra por reunión, más de 1.000 euros por metro, con una clara victoria y un magnífico tiempo, 19,73s (y solo 0,2 metros por segundo de viento a favor), sobre su compatriota y bronce olímpico en París, Warren Weir (19,92s). Tercero fue la gran esperanza europea, el francés Christophe Lemaitre, 20,02s, aún a dos décimas de su mejor prestación.

Quiero ser como Michael Johnson, que evitó las derrotas hasta el final de su carrera

“Quiero ser como Michael Johnson, el rey de los 200 y los 400 hace 15 años, que evitó las derrotas hasta el fin de su carrera”, dijo Bolt, el gran póster del atletismo actual, que viaja a cada mítin, como al de París, con varios días de antelación para poder atender sus compromisos publicitarios, entre los que destaca el de los cascos de sonido Soul Electronics, los patrones de sus noches de DJ, soul, reggae y dance hall. En junio, en Oslo, ya había corrido los 200 metros en 19,79s. Una semana después, con 19,74s en los campeonatos de Estados Unidos, pocos días después de correr los 100 metros en 9,75s, Tyson Gay, que se ha cortado el pelo y la barba para correr más deprisa, establecía la mejor marca anual que Bolt borró en parís en su suelo a distancia.

Más valor relativo tuvieron sin embargo los 43,96s con los que el atleta de Granada Kirani James, campeón olímpico, se impuso en los 400 metros. Los 800 metros femeninos tuvieron tal nivel que la norteamericana que corre con una orquídea en el pelo, Alysia Montaño los corrió en 1m 57,75s y solo fue tercera, superada por la atleta de Burundi Francine Niyonsaba (1m 57,26s) y la marroquí Malika Akkauí (1m 57,64s).

La noche parisina, que por primera vez en muchos años no tuvo ni lluvia ni frío, dio lugar a otras marcas extraordinarias, como los 8m 0,09s con los que le francés Mekhissi-Benabbad, segundo tras el campeón olímpico Ezekiel Kemboi, batió el récord de Europa de los 3.000 obstáculos, una marca en la frontera justa de los ocho minutos, bailando sobre el filo de una navaja, hasta ahora solo al alcance de atletas kenianos. En la prueba, terminaron 10º y 11º Sebastián Martos (8m 23,10s) y Ángel Mullera (8m 23,39s), marcas que son mínima A para los Mundiales de Moscú en agosto. En los 1.500 metros, pese a ser 12º, Arturo Casado logró la mejor marca española del año (3m 36,33s), mínima B para Moscú.

Pero quizás la mejor noticia del día para el atletismo español fue la que ofreció en el estadio de Mendizorroza, en Vitoria, el velocista de Móstoles Ángel David Rodríguez, quien con 10m 18s logró la mínima para el Mundial e hizo recordar a la bala blanca que asombró en pista cubierta antes de lesionarse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.