Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Giggs, entrenador-jugador

El mítico extremo galés combinará el campo con el banquillo para ayudar a David Moyes en el Manchester United

Giggs, en un partido contra el Chelsea. Ampliar foto
Giggs, en un partido contra el Chelsea. AFP

La Premier, tan moderna en el escaparate televisado al mundo y tan antigua a su vez, apegada a las viejas costumbres como esta: la del entrenador-jugador en los campos ingleses de toda la vida, aplicada en esta ocasión a un club tan profesionalizado como el Manchester United. Y un mito de Old Trafford, el extremo galés Ryan Giggs, de 39 años, ha confirmado hoy que compaginará en la próxima campaña sus tareas de futbolista con las de ayudante en el banquillo del entrenador, David Moyes, sustituto de Alex Ferguson.

"Es el primer paso de mi carrera", ha declarado Giggs tras obtener el título de preparador y disponerse a obtener el próximo verano la licencia de la UEFA. "Estoy encantado", ha replicado Moyes, "de que Ryan haya aceptado esta oportunidad. Su éxito y habilidad para adaptarse al juego tantos años le da una perspectiva envidiable para entender el fútbol moderno. Su carrera es un ejemplo los jóvenes aspirantes y estoy seguro de que será beneficioso para él y para los jugadores". Aparentemente, sin suspicacias entre ellos, en un banquillo que se va llenando de exjugadores como Phil Neville, a punto de incorporarse también como técnico a Old Trafford.

La figura del jugador-entrenador se remonta a los años sesenta cuando Bobby Robson, entonces un atacante de 35 años, ya ejerció como tal en Vancouver Royals de Canadá en 1968. John Giles, pareja inseparable de Billy Bremmer en el medio del campo del Leeds desde 1963 hasta 1975, llegó a ser al mismo tiempo seleccionador de Irlanda, entrenador del West Bromwich Albiol y futbolista de ambos equipos. Tras dejar el Liverpool, el corpulento delantero John Benjamin Toshack siguió marcando goles en el Swansea mientras lo dirigía y lo ascendía en seis años desde la Cuarta División hasta la Primera.

Otra leyenda del Liverpool, Kenny Dalglish se hizo cargo de los reds tras la final de Heysel, en 1985, y ganó una Liga y una Copa inglesa. El ejemplo prendió sobre todo en el Chelsea, que encadenó tres veces el modelo del entrenador-jugador en los años noventa. Primero fue Glen Hoddle en 1993; después llegó el holandés Ruud Gullit en 1996 (vencedor de la FA Cup en 1997), y, finalmente, Gianluca Vialli, que conquistó en dos años una Supercopa de Europa, una Recopa y una Copa inglesa. 

Actualmente, el mediocampista holandés Edgar Davis, de 40 años, ejerce en el Barnet, de la Tercera División inglesa, en compañía de Mark Robson.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.