Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se cae en un córner

Uruguay elimina en la prórroga a la selección de Lopetegui, penalizada por su falta de pegada, después de un partido de palabras mayores por competido y exigente

Avenatti, en el remate del gol. Ampliar foto
Avenatti, en el remate del gol. EFE

Un cabezazo de Avenatti, bien perfilado y solo en el primer palo de la portería del suplente Yáñez, abatió a España en los cuartos de final del Mundial Sub 20. A Uruguay le alcanzó con un córner en la prórroga para condenar a la esforzada y trabajada selección de Lopetegui. La estrategia se impuso al juego dinámico en un partido de palabras mayores, muy tenso y abierto, mejor jugado en cualquier caso por España, falta de puntería, con y sin 9. No hay manera de sortear la barrera de los cuartos de final desde 2003.

Uruguay, de todas maneras, es un equipo muy solidario y competitivo, fuerte e intenso defensivamente y vertical en ataque, sobre todo por la sutileza de su figura Nico López, el goleador del Roma, y el mando de Cristóforo. No importa la edad para jugar a fútbol en los uruguayos, siempre cancheros y expertos, difíciles de batir, también para una selección como la española. Lopetegui ha reunido a un plantel muy interesante, asociativo en la medular y con tres delanteros de mucha calidad, a veces excesivamente individuales, empeñados en ser el origen y final del gol, aspirantes a firmar la jugada del torneo. El más incisivo fue ayer de inicio Deulofeu. El extremo atacó bien la pelota, intentó un gol olímpico que el portero De Amores evitó a última hora con un desvío al larguero, y ligó una transición deliciosa y vertiginosa con Óliver Torres.

URUGUAY, 1 – ESPAÑA, 0

Uruguay: De Amores: Varela, Giménez, Silva, Rodríguez; País, Acevedo (Rolan, m. 78), Cristóforo (Avenatti, m. 98), Laxalt; Nico López y De Arrascaeta. No utilizados: Cubero; Aguerre, Velázquez, J. Varela, Amondarain, Bueno, Olaza y Betancourt.

España: Sotres (Yáñez, m. 91); Manquillo, Derik, Puerto, Bernat; Saúl, Campaña (Paco Alcácer, m. 69), Óliver; Deulofeu (Denis Suárez, m. 87), Jesé y Suso. Ortola; Gaya, Rubén, Llorente, Aketxe, Jairo y Otto.

Gol: 1-0. M. 103. Avenatti remata de cabeza y en el primer palo un saque de esquina.

Árbitro: Roberto García. Mexico. Mostró la cartulina amarilla a Saúl y Giménez.

Atatürk Stadium de Bursa (Turquía). En el otro encuentro Francia venció a Uzbekistán (4-0). Hoy lucharán por ser semifinalistas Ghana contra Chile e Irak ante Corea.

El juego volante del Atlético es fino, luminoso y muy elegante, a veces tan dulce como el de Iniesta. Óliver Torres conduce muy bien, sabe regatear y profundizar, pasa y asiste, tiene presencia, se ofrece y mezcla, como cuando atravesó la cancha en compañía de Deulofeu, errático en la definición, mal tirador.

Suso, Jesé y Deulofeu no acabaron bien las jugadas antes del descanso después de unas cuantas llegadas muy interesantes, ganadas con esfuerzo e inteligencia, porque no era nada fácil salir de la presión de Uruguay. Apretaban arriba los muchachos de Verzeri y de vez en cuando rebanaban el balón en la línea de tres cuartos y enfilaban a Sotres. El fútbol de Uruguay obliga al rival a estar muy atento y bien puesto en el campo porque penaliza los errores, sobre todo porque se maneja muy bien con el cuero. Aun siendo física, no necesita pegar para gobernar, sino que cuenta con jugadores de talento. La exigencia del adversario obligó a España a redoblar sus esfuerzos y a recurrir a Alcácer para ganar presencia ofensiva. Aunque le faltó mejorar la velocidad de la pelota, la selección tuvo más remate con el delantero del Getafe, que contó dos buenas ocasiones nada más pisar el campo en sustitución del mediocentro Campaña.

Replicó igualmente Verzeri con un delantero como Rolan. Uruguay, sin embargo, fue cediendo terreno a España, necesitada de la mejor versión de Jesé. Habitualmente decisivo y goleador, el delantero del Madrid fue demasiado intermitente durante el partido, que acabó sin goles y con los pitos de la hinchada turca contra el juego de control de España.

Individualistas, Suso, Jesé y Deulofeu se empeñaron en ser el origen y final del juego

El desgaste físico y psicológico había sido tremendo y se imponía no perder el cuero, alcanzar el área de manera selectiva, no perder la cabeza. Los abucheos afectaron a los chicos de Lopetegui, que acabaron en su área, todos por delante de Sotres. El portero sacó el brazo izquierdo de forma magistral en un cabezazo de Rolan después de un fuera de banda y en su estirada se fracturó la nariz al dar con el palo. El guardameta del Racing tuvo que ser sustituido después de salvar el encuentro en la última jugada.

La prórroga fue generosa con Uruguay, que se encontró con el gol en un córner. A España, afortunada ante México y ganadora de los cuatro partidos anteriores, le faltó pausa, clarividencia y acierto para forzar los penaltis. Perdió Lopetegui su primer encuentro como técnico en 30 duelos con la selección y los uruguayos defendieron y contraatacaron bien para firmar con oficio su acceso a las semifinales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información