Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falcao llora, pero no da explicaciones sobre su fichaje por el Mónaco

El delantero se despide emocionado del Atlético sin contar por qué se decanta por un equipo que no jugará en Europa

Falcao, en su despedida del Atlético de Madrid. Ampliar foto
Falcao, en su despedida del Atlético de Madrid. EFE

Acongojado, con ese nudo emocional que contrae el estómago, a Radamel Falcao le costó pronunciar su discurso sentimental de despedida ante los medios de comunicación. El que debía articular para explicar su elección por el Mónaco no lo pronunció. Lloró mucho, pero no aclaró nada del final del culebrón que ha sido su salida del club. Si acaso las lágrimas explicaron que el Atlético ha calado hondo en su interior, pero no hubo la ocasión de preguntarle si había sido dueño de su destino o si le merecía la pena la jugosa nómina que va a cobrar en el glamuroso Principado por todas esas muestras de afecto que deja. Había una batería preguntas que Falcao no ha respondido, tales como si no considera un paso atrás su marcha a un club que no jugará competición europea o si los intereses de su agente, Jorge Menedes, que junto a él ha llevado al Mónaco a Moutinho, James Rodríguez y Carvalho, han sido argumetos de peso en elección. A nada de eso respondió, por lo que al final el acto escenificó una despedida sin respuestas.

Los tiempos y las necesidades de los clubes no se concilian con las de sus seguidores"

Enrique Cerezo

Se presentó Falcao en la sala VIP del Vicente Calderón vestido con una americana azul marino. Le flanqueaban el presidente, Enrique Cerezo, y el director deportivo, José Luis Pérez Caminero. Cerezo disculpó a los ausentes de Zaragoza y a continuación elogió la estela que ha dejado Falcao. “Los tiempos y las necesidades de los clubes no se concilian con las de sus seguidores”, dijo Cerezo para justificar su marcha, pero “en el Atlético hemos valorado la dedicación y la honradez con la que se desempeñado y te damos las gracias”, concluyó. Fue entonces cuando le llegó el turno de hablar a Falcao, que no pudo articular palabra y hubo que darle tiempo mostrando el vídeo con sus mejores momentos de rojiblanco.

Mientras los contemplaba con las lágrimas recorriendo sus mejillas, su mujer, Lorelei Tarón, también se secaba el lagrimal. Tampoco pudo arrancarse a la primera tras el vídeo y se pidió un aplauso para intentar recomponerle. Rompió a hablar con la voz entrecortada. “Gracias a Miguel Ángel (Gil), Enrique, Cholo, Gregorio Manzano, a todos los integrantes del cuerpo técnico, a toda la gente que trabaja en la institución, a mis compañeros. Les quiero agradecer, principalmente a todos los atléticos estos dos años, los mejores de mi carrera, he vivido momentos que nunca olvidaré, estoy muy contento de haber logrado con este plantel los objetivos que logramos y haber defendido esta camiseta en cada partido”. Ahí se cortaron las palabras de Falcao. Se fue entre lágrimas, pero sin explicar por qué su culebrón continuará en Mónaco.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información